paisaje dios

Fomentar la Fe.

Cuando me entusiasmo genuinamente por una realización que he tenido, me unifico interiormente y pongo en movimiento las principales fuerzas internas, el amor y la fe, la seguridad en mi misma, el valor y la decisión, la alegría y la esperanza, la actitud positiva que son las fuerzas más constructivas del universo. Quisiera demostrarles en forma conveniente que cuando estoy entusiasmada, es Dios quien está obrando dentro de mí, lo que le da el poder de hacer milagros en lo que se haya empeñado hacer.

Para lograr entusiasmarme necesito unificar y consolidar todas mis ideas, pensamientos, emociones positivas y orientarlas hacia objetivos claros, definidos y precisos. Comienzo avivando las chispas de entusiasmo que siento dentro de mí, por pequeñas que ellas sean, unificando mis fuerzas interiores y dirigiéndolas bien, de manera que esas chispas de entusiasmo se vuelvan llamaradas.

Me entusiasmo y no formulo dudas sobre posibilidades de fracaso. Mi fracaso más grande seria no intentar nada. Si fracaso en mis propósitos, no lo siento como un fracaso real sino como un triunfo de mi voluntad, que no logro sus manifestaciones externas, pero que multiplico sus energías voluntarias para intentarlo de nuevo, cuantas veces fuera necesario hasta triunfar.

AUTORA: JUDIH ROSARIO

corazones

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: