pareja

Fobias y miedos sexuales

La reacción mojigata de la esposa en plena luna de miel, es pasajera; se supone, por el temor de llegar al tálamo nupcial virgen. Sin embargo cuando el esposo se tropieza varias veces con el pedimento expreso de su esposa de apagar la luz antes de quitarse la ropa y entregarse a la relación sexual, las cosas toman otro matiz. Incluso ha habido matrimonios que se han roto cuando ni siquiera han cumplido tres meses de casados, cuando ya los más impacientes acarician la idea del divorcio y romper con la mujer que consideraban de su vida.

Algunos tienen la suerte de contar con alguien de su confianza al cual hablarle de su problema, buscando consejo y, si existe verdadero amor entre la pareja, buscarán la asistencia profesional (ayuda psicológica). Para hacer el relato corto hagamos de cuenta que la situación que hemos planteado resulta en un final feliz. Porque la pareja logró sobreponerse a las dificultades, teniendo relaciones placenteras acordando arreglos, que supusieran aceptación por parte de ambos.

Los miedos sexuales

Sentir afectación por parte de cualquier fobia, especialmente si esta es sexual, conllevan un temor irracional a determinado incitamiento y la consabida respuesta evasiva o un no rotundo sin ninguna explicación. La fobia sexual sucede tres veces más en las mujeres que en los hombre, los casos más comunes se presentan en los momentos de la penetración o la masturbación, sexo oral, sexo anal e inclusive cuando se muestran los genitales y algunas otras partes del cuerpo. En casos extremos y desconcertantes hasta el temor al gozo de ser acariciados.

miedos

Los especialistas dedicados al tratamiento de fobias de tipo sexual advierten que detrás de los miedos irracionales, permanece escondido un sentido de ansiedad frente a la relación sexual en cualquiera de sus formas. El contenido esencial de la fobia sexual es el miedo recurrente e irracional acompañado con el deseo compulsivo de evitar emociones o experiencias sexuales.

En este sentido la persona reconoce su temor como excesivo o irracional y en algunos casos rehúye del sexo y, esta negación más ansiedad le corta a determinadas facetas de la sexualidad como; los genitales, secreciones y olores genitales, a penetrar o ser penetrada, orgasmos etc. Existen casos insólitos de pacientes que su rechazo al sexo les condenan a ser vírgenes toda la vida. No llegan al matrimonio nunca y se tornan individuos con verdaderas fobias sociales. Verdaderamente no se trata de un capricho. Para los sexólogos el origen de las fobias sexuales obedece a situaciones traumáticas del pasado, abuso, malas experiencias, creencias desvirtuadas sobre el sexo o en su defecto una formación sexual represiva.

frustración

El fóbico se constriñe en presencia del acto que no puede soportar. El tratamiento es multidisciplinario y que; puede incluir desde sesiones de psicoanálisis hasta medicamentos para dominar la ansiedad. Hay situaciones en que se requiere de terapias más prolongadas, trabajando sobre los escenarios traumáticos del pasado, creencias equivocadas y sentimientos de culpa.

Fobias sexuales más comunes

Gimnofobia: Miedo a verse desnudo y desnuda la pareja. Filemafobia: Terror a loa besos largos y profundos porque dan sensación de sofocación.

Sarmasofobia: Miedo al coqueteo, y los juegos sexuales, ya que se experimenta comodidad e inhibición. Erotofobia: Miedo al afecto sexual o a las pregunta íntimas y cualquier tema que se refiera a esto.

Cenofobia: Miedo al coito, a la penetración, a la entrega y pérdida de control. Blenofobia: Rechazo a los genitales propios y de la pareja, así como de los fluidos, como el de la lubricación vaginal y peneana, semen, sangre menstrual, sudoración y saliva. Osmofobia: Intolerancia a olores corporales propios o de la pareja, Es normal de quienes padecen Osmofobia que se duchen antes y después de la relación sexual.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: