fotografia

Tenemos pastillas para casi todo y ya parece que no podemos vivir sin ellas pero faltaban unas muy interesantes y que a nadie se le habían ocurrido antes. Si bien ya hace cientos de años se inventó la forma de eliminar el mal olor que produce el sudor en el cuerpo humano con desodorantes perfumados, ahora el francés Christian Poincheval valiéndose de sustancias naturales ha inventado las pastillas para que los gases corporales huelan a rosas o chocolate. Estas píldoras perfumadas según parece también reducen la hinchazón del abdomen y la cantidad de gases que producimos los humanos.

fotografia

fotografia

¿Quien no se ha puesto rojo de vergüenza en un ascensor o en el trabajo por esos olores pestilentes?. Plantas y flores olorosas son las que se utilizan para elaborar las pildoras anti-flatulencias para evitar momentos bochornosos, no obstante, el olor, aunque agradable, también delatará que las flatulencias se producen y a la larga el resultado aunque agradable también se detactará y pondrá en evidencia al que lo produce. "Hueles a rosas pero te has peio" podría decirnos alguien al detectar los olorosos efublios...

fotografia

Desde su salida al mercado los clientes de estas pastillas "Lutin Malin" han sido muy diferentes y variados ya que muchos las adquieren para su uso personal y otros las compran para regalar de forma chistosa a los amigos que producen pedos tan desagradables que no hay quien los aguante. 

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: