Estamos en presencia de un arma de doble filo, claro está. Pero muchas veces no hay otra solución. La idea es llegar a fin de mes con las finanzas en limpio, o bien, patear la pelota para más adelante (donde empiezan los problemas, aunque no siempre). Existen dos formas de pago habituales que son:

 

* Pasar los cargos a una fecha concreta del mes siguientes

* Revolving: pago de una cantidad mensual fija o variable de lo que se debe (pagar el mínimo como se lo conoce vulgarmente)

 

El problema aparece cuando optamos por la segunda opción, el Revolving. Lo peor en estos casos son los intereses, que oscilan entre un 11% y un 25% y van subiendo conforme pasa el tiempo hasta el máximo. No obstante, muchas personas creen que financiarse con la tarjeta de crédito es la única salida a sus problemas de falta de dinero, y realmente es así: no todos tienen acceso al crédito. En estos casos, apruebo financiarse con el plástico, pero bajo ciertas condiciones que detallaré:

 

* Claramente, se debe encontrar el banco que ofrezca la mejor financiación a menor tasa

* No se olvide de las comisiones y otros conceptos que nos cobran por tener la tarjeta de crédito. Gastos administrativos, uso de cajeros, anualidades, la anulación final, etc

* Ahora bien, no se le ocurra utilizar la tarjeta para todo, sólo será para su negocio. Si además pretende amueblar su hogar, estamos perdidos

* Asimismo, usar el plástico para lo indispensable en su negocio, no caiga en las deudas mayores

* De estas compras, pagar al 100% para no generar intereses

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: