A finales del siglo XVII. Barba Azul

A finales del siglo XVII, el escritor francés Charles Perrault publicó su obra Cuentos de Mama Oca, un compendio de relatos y narraciones populares inspirados en leyendas o en personajes reales. Uno de los más conocidos es Barba Azul, protagonizado por un terrorífico asesino de mujeres a las que encerraba y mataba en su castillo. El personaje real que lo inspiró no es otro que Gilles de Rais (1404-1440), con la diferencia de que las víctimas de éste eran niños y no mujeres. Mariscal de Francia y guerrero junto a Juana de Arco, Gilles de Rais escondía una vida secreta: la de asesino en serie de muchachos a los que encerraba y torturaba en su castillo.

El escritor y periodista Juan Antonio Cebrián, autor de un libro sobre el personaje titulado El mariscal de las tinieblas, habla de lo duro que resultaba ser niño en la Edad Media europea, cuando muchos de ellos estaban abocados a trabajos forzados y apenas tenían para comer. Gilles de Rais les engañaba y atraía a su castillo ofreciéndoles trabajo, amparado en su fortuna de grande de Francia. En la región de Rais aún se recuerdan las tropelías del Mariscal, como todavía se le conoce.

Algunos historiadores franceses pretenden restaurar su memoria apelando al papel que cumplió en la Guerra de los Cien Años, pero es muy difícil borrar su estigma de asesino. Hoy, tanto Barba Azul como el verdadero Gilles de Rais habrían sido considerados psicópatas, asesinos en serie o psycho-killers.

barba azul

Algunos detalles

Una noche Catalina, su esposa, estaba preocupada por la fiebre de su hija María. Quería avisar a su marido, pero éste se encontraba en un ala del castillo que estaba prohibido circular. Pero Catalina, preocupada por la salud de su hija, decidió burlar la prohibición. Pasó al recinto y abrió la puerta que su marido le había vedado abrir. No pudo contener un grito de horror. En esa habitación vio todas las tremendas atrocidades que su esposo llevaba a cabo. El mariscal le perdonó la vida a su esposa, mientras no comentara lo observado y la recluyó en el castillo.

Para procurarse víctimas, servidores de Gilles de Rais recorrían los pueblos y aldeas, prometiéndoles a dichos infortunados que les harían pajes en los castillos del señor de Rais. Pero cuando el engaño se hizo evidente, debieron recurrir a los raptos. El temor se apoderó de los habitantes de los pueblos. La gente comenzaba a murmurar. Desaparecían niños y niñas. Llegó un momento en que fue tan grande la murmuración que los comentarios llegaron a las más altas autoridades.

El 14 de septiembre de 1440, se presentó a las puertas del castillo donde habitaba Rais un grupo armado al mando del capitán Jean Labbé, acompañado por un notario que venía en nombre del obispo de Nantes. Era el fin. Gilles de Rais se entregó y el 19 del mismo mes, empezó el interrogatorio, que no concluyó hasta octubre.

Además del pecado de herejía y de pactar con el demonio, salió a la luz que el mariscal sacrificaba y sodomizaba niños. Más de 300 niños y niñas perecieron de este modo. También admitió haber asesinado a mujeres embarazadas con el fin de profanar sus fetos.

Durante el proceso, el mariscal de Rais reconoció sus crímenes y pidió perdón por ellos. Fue condenado a ser colgado y quemado vivo. Catalina de Rais asistió al proceso y a la ejecución de su marido sin derramar una lágrima. Se retiró a sus tierras y poco tiempo después contrajo nuevas nupcias. Pero jamás pudo olvidar el espectáculo que se ofreció a sus ojos cuando abrió la puerta prohibida.

Recopilación breve de la historia de Barba Azul.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: