El fin de los días

El fin de los días


El fin de los días (Last Days) es una gran novela de terror magistralmente escrita por el autor inglés Adam Nevill, que narra la historia de Kyle Freeman, un cineasta independiente con algunos éxitos menores en su haber, pero que todavía no ha realizado nada importante. Endeudado y desesperado por el éxito, Kyle es contratado, con cierta reticencia, por Max Solomon para rodar un documental. El tema es el culto del fin de los días, cuyo fatídico final dejó un sangriento espectáculo en Arizona, treinta y cinco años antes.

Kyle trae a su antiguo camarógrafo y amigo Dan para la tarea, y ambos se embarcan en la filmación del documental, entrevistando a los principales actores de los últimos años, meses y días de existencia de esa secta. La idea del culto está bien implementada en esta historia. El trasfondo, las personalidades, el poder, todo recibe un tratamiento muy interesante; además, el momento y las fechas en que existía esta organización parasitaria (El fin de los días) también está meticulosamente investigado y se entreteje con elementos más amplios de la trama.

El fin de los días no echa mano a elementos reciclados de la cultura popular, sino que hay un mecanismo de gran relevancia y, a menudo, inquietante que hace avanzar una historia escalofriante que es apoyada por algunas ideas espeluznantes. Por ejemplo, las sombras que caen de los techos y paredes, que Kyle y Dan encuentran, y otras cosas tenebrosas que ponen en peligro su presencia en nuestro mundo, realmente dan miedo.

Al igual que en sus obras anteriores, las páginas de El fin de los días están empapadas con un pavor sobrenatural, y Nevill es un maestro en esta área. A tal punto que algunos párrafos te harán sentir escalofríos en la columna vertebral. Una de las cosas que me atrapa una y otra vez en las obras de Nevill es la sensación de asfixia y temor paranoico que es capaz de crear con su escritura.

En El fin de los días, lo más atractivo (o lo más aterrador, dependiendo de la perspectiva del lector) son las habilidades de Nevill, que se ponen en juego de forma maravillosa.Ya sea en pasillos o habitaciones, o incluso en lugares abiertos de grandes extensiones, Nevill le da a los sentidos una sensación de desorden e incertidumbre.

A medida que Kyle y Dan se abren paso en su viaje, los horrores que encuentran se ven exacerbados con maestría por las pinceladas del autor. Y lo mismo sucede con la trama de El fin de los días, de manera tal que no puedes dejar de leer para tener más información acerca de lo que realmente les pasó a quienes fueron atrapados en la telaraña de El fin de los días.

He leído muchos cuentos de terror, historias sobrenaturales y ficción extraña. Gran parte de ella es digna de ser leída, algunas también son dignas de ser recomendadas, mientras que hay una buena cantidad que son dignas de ser olvidadas. El fin de los días me recuerda por qué es un autor que no sólo vale la pena leer, sino también recomendar y elogiar.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: