Este fin de semana ha sido completito por lo que se refiere al motor, y aquí voy a dar mi opinión sobre lo que ha pasado.

En primer lugar, Julián Simón se proclamó campeón de 125cc la pasada madrugada. Fácil. Nada que decir, ha sido el mejor y lo ha demostrado.

El que no ha demostrado el por qué ha estado luchando durante todo el campeonato de Moto GP con Valentino Rossi ha sido Jorge Lorenzo, que ha cometido un error imperdonable a estas alturas de campeonato. Yo nunca he tenido dudas sobre el mejor pilotaje del italiano sobre el español, pero sí pensaba que la emoción podría durar hasta el final. En fin, Rossi seguirá dando espectáculo las últimas dos carreras porque él quiere, pero no porque lo necesite: los errores de Lorenzo, la falta de seguridad de Pedrosa y las enfermedades de Stoner le han puesto el título, más que merecido, en bandeja.

¿Y los coches? Los coches bien, gracias. Button se ha pasado la 2ª mitad de la temporada fuera de los puestos delanteros, subiendo tan sólo 1 vez al podio en las últimas carreras. Hoy, haciendo lo mismo, se ha proclamado campeón. La verdad es que la carrera ha sido interesante, con muchos incidentes, sobre todo la primera parte, con Safety Car incluido.

Sería interesante saber por qué el Brawn GP de Barrichello, en un gran premio que tenía dominado, y todavía con opciones al título, dejó de funcionar como debía, justo tras su primera parada en boxes; él se quejaba de ello.

Los Red Bull siguieron yendo bien, y la sorpresa fue Kubica y su BMW, que se metieron en el podio. Por cierto, Ferrari pasó por Brasil sin pena ni gloria; es decir, lo que han hecho toda la temporada. Lástima de Raikkonen, y a Fisichella le llegó su hora. Le toca el turno a Alonso, que tiene trabajo por delante. ¿De verdad será él el único capaz de levantar a la escudería más poderosa de la historia?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: