situación

Fin de la crisis económica

En los últimos días, se escucha cada vez más frecuente unos mensajes positivos lanzados por diferentes políticos como por ejemplo el presidente del gobierno, el ministro de Hacienda o el mismo rey. Mensajes con un contenido que no solamente salimos de la recesión, sino que incluso estamos saliendo ya de la crisis. ¡Se acabó la crisis!

Para ello, se basan en unos datos recogidos en Estadísticas sobre el aumento del consumo en España, así como el aumento de la confianza por parte de los españoles, el aumento de turistas que acuden a nuestro país para disfrutar de sus vacaciones y la ligera bajada del paro. Aunque es cierto que todos estos datos son alentadores y también es cierto que, después de varios años de crisis, las continuas noticias negativas y tantos recortes por todos los lados, necesitamos escuchar y ver alguna mejoría por muy pequeña que sea.

Sin embargo, ¿realmente podemos hablar ya del fin de la crisis económica? Esta pregunta no pretende desanimar a nadie, sino ver la situación un poco más realista. En mi opinión, para poder hablar del fin de la crisis hace falta mucho más que un ligero incremento en la bolsa, en el consumo y en la confianza. Aún hay un veinticinco por cien de la población en situación de paro, muchos de ellos sin cobrar ningún tipo de paro ni ayuda. Siguen los desahucios, los problemas económicos y el hambre…

situación

Después de la tormenta llamada crisis económica, viene la calma y con ella el tiempo para realizar la limpieza. Es decir, ahora es que empieza el verdadero trabajo para recuperar una situación de paz y seguridad. Hay que crear empleo, ofrecer a los ciudadanos una vida digna incluyendo no solo un trabajo, sino también devolverles los derechos a una sanidad digna y unos estudios de calidad. Igual que después de una guerra que destroza a un país, hay que trabajar en levantar este país tan hermoso como es España para darle su resplandor que se merece.

Eso se puede conseguir si tenemos fe y permanecemos en la acción y arrimamos todos los hombros para poner cada uno de nuestra parte. Debemos seguir luchando esta guerra que se esconde tras el nombre de la crisis económica. Hasta que no consigamos que la mayoría de los ciudadanos tengan un trabajo digno que les permita cubrir los gastos mensuales y vivir con una mente tranquila, no podemos hablar aún del fin de la crisis.

situación

Eso sí, es necesario acoger estos datos positivos y los mensajes que recibimos para no desanimarse, sino para levantar cabeza y buscar oportunidades. Los datos y mensajes positivos son el empujón que necesitamos para empezar a levantar cabeza. Si seguimos luchando entre todos por lo que necesitamos y deseamos, seguramente conseguiremos esta meta: aumentar el empleo, mejorar la educación y la sanidad y, finalmente, ponerle fin a la crisis económica.

Cuando se acaba una guerra, quedan los destrozos y hay que proceder a la limpieza. Este es el trabajo que nos queda ahora para sentir realmente el fin de la crisis en la calle. Acabemos con los escombres (la pobreza).

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: