fotografia

Este pescado que comemos los españoles, lo encontramos congelado en filetes en todos los supermercados del país. Se presenta a un precio razonable, sin piel ni espinas lo que hace que sea más fácil su consumo sobre todo para los que renuncian a comer pescado por las espinas. También los niños suelen comerlo con facilidad ya que no tiene el sabor característico del pescado lo que a la gran mayoría les desagrada. España se ha convertido en el segundo país que más importa este pescado después de Rusia y sin embargo en los Estados Unidos  han prohibido su importación debido a ciertas sustancia que se consideran contaminantes.

fotografia

El pasado verano se solicitó a la Comisión de Pesca de la Unión Europea un informe detallado  de los análisis de los controles y el resultado fue que si se ha detectado la presencia de sustancias prohibidas y contaminantes en las importaciones. También por varias denuncias de la Cooperativa de Armadores de Vigo y otras asociaciones del sector pesquero, el periódico de Galicia, "El Correo Gallego" decidió enviar al laboratorio Anfaco-Cecopesca de la comunidad gallega, muestras de este pescado para que fuese analizado. Los resultados fueron que en las muestras obtenidas de diferentes supermercados se observó la presencia de listeria monocytogenes, bacilo causante de la listeriosis, encontrándose además en una de las muestras la bacteria portadora del cólera, Vitrio-Cholerae.

fotografia

Parece ser en definitiva, que las cantidades de productos contaminantes son muy pequeñas y que se aconseja comer este pescado solamente una vez a la semana para no perjudicar la salud ya que si se analizan los peces o la merluza del cantábrico por ejemplo, tampoco están libres de contaminación, así que todas las investigaciones se quedaron en nada y se siguen consumiendo los filetes de panga en colegios, hospitales y en las casas.

fotografia

fotografia

Por otra parte, este pescado tiene muy pocas propiedades nutricionales, casi no contiene aceites omega 3 ni otros nutrientes esenciales que si están presentes en los pescados tradicionales. Todo esto, unido a la falta de proteínas convierte al panga en un pescado de un valor alimenticio que se podría decir que nulo. Así es que este pescado que se comercializa en filetes congelados y "frescos" y que viene de la "Conchinchina" no puede competir en nada con la calidad de nuestros pescados y pese a los análisis obtenidos tiene el visto bueno de las autoridades para su venta, se seguirá consumiendo solo por el hecho de que es mucho más barato.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: