Filatelia: coleccionar sellos

La filatelia es la afición de coleccionar sellos. El hábito de coleccionar algo suele empezar cuando se es niño y se hace porque nos mueven intereses, por placer o por hacer algo en el tiempo libre. Una vez que uno se hace adulto, el coleccionismo puede verter en una afición cuyo único objetivo es el de relajarse y completar una colección porque esta actividad aporta paz, o bien, como inversión, convirtiéndose la filatelia en un interés económico.

Cuando yo era pequeña emprendí diversas actividades de colección: coleccioné botes de colonia, botones, hojas de papel decoradas, etc. Al final la filatelia quedó ahí, como mera anécdota y ni siquiera sé qué fue de todas aquellas colecciones, aunque me imagino que mi pobre madre acabó lanzando a la basura tanto trasto.

Hace apenas una semana, heredé una colección de sellos, producto de una inversión que hizo un familiar hace muchísimos años.

Al principio pensé: ¿para qué quiero yo tantos sellos?

filatelia: coleccionar sellos

Filatelia: Coleccionar sellos o invertir en sellos

Al heredar el catálogo de sellos que he heredado, me entró curiosidad y empecé a informarme sobre filatelia al no saber qué hacer con la colección de sellos que tenía entre las manos.

Personalmente, no me mueve un interés placentero por la filatelia, más que nada, porque no tengo tiempo físico para dedicarme a esta afición, por lo que pensé que si este familiar adquirió el catálogo de sellos como inversión, debería guardarlo para el mismo fin, ya que los sellos que fueron adquiridos en 1983 y no tienen cuña, es decir, no están sellados, valga la redundancia, pienso que no tendrán gran valor.

Debo confesar que ando muy perdida en este sentido. Sé que el mundo de la filatelia es un mundo muy complejo. A esto hay que añadir que últimamente son numerosas las noticias que salen en televisión sobre las estafas relacionadas con la filatelia y la compra y venta de SELLOS, por lo que, ignoro totalmente el fin de mis sellos. A priori, se me ocurren cuatro acciones:

  1. Vender la colección. He estado investigando y la mejor opción es llevarlo a una casa de filatelia y tasarla. Si vale la pena se vende, si no, se puede probar de vender a través de Internet. No albergo muchas esperanzas: son sellos que solo tienen 30 años y sin sellar.
  2. Regalar la colección de sellos. No me planteo regalarla bajo ningún concepto puesto que es una herencia de un familiar que la obtuvo como inversión. Si me la pasó a mí, supongo que fue para que yo pudiera sacar algo por esta inversión.
  3. Continuar invirtiendo en sellos. Ni se me ocurre. Más que nada porque no tengo qué invertir.
  4. Conservar la colección. Esto es lo que finalmente haré.  Quizás una colección de sellos de 30 años no tenga mucho valor, pero si pasan 30 años más, sí la tenga.

De una manera u otra, invito a cualquier persona que tenga algo de idea sobre el mundo de la FILATELIA y los sellos a que, mediante comentarios, arroje un poco de luz a este intrigante mundo de coleccionar sellos. ¿Qué debo hacer?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: