fotografia

Cada segundo domingo de febrero se celebra esta fiesta gastronómica que llena el pueblo de visitantes. Los puestos, en la plaza del pueblo, ponen a la venta todos los productos elaborados de forma artesanal como morcón, chorizo, morcilla, etc.

Hacia el medio día se inician los preparativos para disfrutar de la gran caldereta de cerdo que se elabora a base de magro, y con la cual se obsequia a los visitantes con un buen plato, pudiendo repetir si se desea.

La fiesta se ameniza con actuaciones musicales y a demás no faltan las Pandas de Verdiales, música campesina de ascendencia morisca que se conserva en estos pueblos de los montes de Málaga.

Este cante con baile se realiza con violín, dos o mas guitarras, palillos, pandero y castañuelas y ataviados con espectaculares sombreros y cintas de colores. Este cante está en vías de ser declarado Bien de Interés Cultural.

La visita a este pueblo se puede completar con la visita a la cueva de Ardales, con pinturas rupestres y un importante yacimiento neolítico, que hace años por causa de un terremoto quedó al descubierto.

 

fotografia

Estas fiestas antiguas de la matanza del cerdo ya se van perdiendo, de hecho ya quedan muy pocas. En los pueblos de Andalucía, la matanza era un modo de supervivencia. Se alimentaba el cerdo bien cebado, y llegando San Martín se procedía a la matanza. Del cerdo se obtienen muchos productos diferentes, el chorizo, las morcillas, el lomo en manteca, etc. Todos estos productos más los que proporciona la tierra, patatas, coles, tomates,etc, han sido durante toda la vida el alimento. En Ardales mantienen esta tradición como reclamo para el turismo que tanto gusta a los españoles como a los que vienen de fuera.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: