Fernanda es la tinta ingenua de una pluma que no hace mas que tachar mis mejores ideas. Remarca tus virtudes, las hace notar. Es la llave del infierno puesta a mi alcance, seguramente es una llave maestra.

Fernanda es mi palabra favorita. Es aquella que custodia mis más trilladas pesadillas disfrazadas de amor sincero. Es la población neta de mis anhelos. Es la llama que aviva mis desvelos. Es el fruto prohibido que sonrie descaradamente. Es la encarnación del deseo. Es el pecado del cuál me declaro culpable y a la vez mi salvadora de cabecera.

Fernanda es sinónimo de mis excesos, de máxima velocidad. Es voltear a la cama y decir: "Aquí pasó un huracán". Fernanda es el cúmulo de palabras que aún no he pronunciado.

Son los secretos jamás contados, la piedra angular de mi existencia. Fernanda significa cerrar los ojos, apretar los dientes y aventarte de un tren en marcha. Fernanda es la mecha corta de una dinamita que lleva mi nombre.

Es el arte que hay en fumarte un cigarro, inhalar el humo y sacarlo poco a poco hasta que no quede nada. Fernanda es un carnaval de verbos conjugados en lo que se declara "una delicia de lengua". Decir Fernanda es perder el orden, perder las alas. Es jugar a la ruleta rusa con el espejo. Es aventar dos dados y avanzar una casilla. Es convertir ocho simples letras en mi canción favorita. Es sonreirle a la vida. Es besar con los ojos abiertos. Es escribir nueve veces (y contando) el mismo nombre y sentirte con el alma entera.

Fernanda es brincar de un avioón sin paracaídas y sin alas de repuesto.

Decir Fernanda es otra forma de bajar al infierno y decir que la pornografía es otra forma de romanticismo. Es una declaración de guerra con ropa puesta y corazón desnudo

Fernanda eres tú.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: