fotografía

Se celebran bodas de este tipo desde los años 90 pero no fue hasta "Sexo en Nueva York" en 2003 cuando la tendencia de dió a conocer al gran público. En los últimos años esta práctica ha ido creciendo y ya existe en Canadá una comunidad de mujeres casadas consigo mismas. En Italia, Laura Mesi organizó su propia boda consigo misma por todo lo alto con 70 invitados, pastel de tres pisos, fiesta y regalos y sin la presencia masculina a su lado por lo que se ahorró pagar la invitación a los familiares y amigos del novio.

Estas bodas consigo misma tienen la particularidad que en caso de surgir un enamoramiento en un futuro pueden romper su anterior boda sin problemas y realizar una nueva boda con pareja sin problemas.

fotografía

Todas las bodas de este estilo han sido protagonizadas por mujeres, no obstante, hay un hombre, Nello Ruggiero, que parece ser es el único de momento que ha realizado esta ceremonia jurando compartir la vida consigo mismo hasta la muerte. En Japón, la agencia Cerce Travel en Kyoto ofrece oficiar ceremonias consigo con todo incluído por unos 2.800 euros donde incluye el vestido, el ramo de flores, peluquería y maquillaje, y el hotel y álbum de fotos. En la publicidad se hace hincapié en que estas bodas ayudan a las mujeres a tener ideas y sentimientos positivos sobre ellas mismas, o lo que es lo mismo, quererse más.

Lo que más sorprende es lo rápido que surgen empresas dispuestas hacer negocios y promocionar nuevas tendencias, sean las que sean, los emprendedores avispados no pierden el tiempo y muy pronto captan las ideas y las hacen suyas por disparatadas que sean. 

fotografía

Por otro lado, no faltan las críticas donde se tacha a las personas que realizan estas bodas de narcisistas y que son ceremonias sin ningún sentido. Lo de "la media naranja" parece que ya se ha quedado anticuado pues según Erika Andersen de 37 años y que ya realizó esta ceremonia, asegura que cuando una mujer se dice sí a sí misma significa que eres autosuficiente y que no se necesita un hombre al lado para ser feliz. No cabe duda que el ser humano es imprevisible y los que hoy puede ser moda, mañana puede ser todo lo contrario, lo cierto es que a ciertas novedades o tendencias sorprendentes y extrañas, cuesta mucho acostumbrarse.

fotografía

fotografía

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: