Ganando espacio en el sector agricola

Las mujeres han ampliado la participación en el sector agrícola, porque cada vez esta recayendo en sus manos la responsabilidad de sustento familiar, la fuerza laboral decreció en los años 90, en los últimos años empezó a incrementar especialmente por el género femenino, casi la mitad de la fuerza laboral está representada por las mujeres en los países en desarrollo especialmente Asia y África.

La feminización en la agricultura se refiera al espacio ganado por las mujeres al incrementar su fuerza de trabajo en el sector agrícola no solo como trabajadoras agrícolas asalariada, también como, trabajadoras independientes, trabajadoras en plantas agrícolas, procesamiento, embalaje y otros roles.

Las mujeres dependen de temporadas del año para conseguir trabajo en el sector agrícola, los hombre no, ellos son contratados permanentemente, en cuanto a la remuneración del género femenino es menor, que el del género masculino, que el género masculino, las grandes industrias prefieres subcontratarlas para no afiliarlas al seguro social, en la actualidad seguimos viviendo en un mundo donde sacar ventaja o provecho de los que más necesitan es su prioridad, vemos también que siguen prevaleciendo las diferencias entre hombre, mujer, las mujeres trabajadoras en las plantas de embalaje reciben un salario más digno, y condiciones laborales mejor que las del campo, pero deben permanecer varias y maratónicas horas de pie, en temporada alta.

La oportunidad de generar ingresos en el sector agrícola es genial para el género femenino, porque consiguen con su propio esfuerzo una remuneración, que les sirve para cumplir algunas necesidades de su familia, pero sus condiciones no son tan aceptables como nos dimos cuentas están arriesgando su seguridad, salud, y por supuesto su remuneración no es la adecuada.

En consecuencia de la inconformidad laboral, han decidido incrementar la participación en la pequeña agricultura, ya sea como agricultoras principales, o trabajadoras familiares no remuneradas, se hacen cargo de las propiedades familiares agrícolas, especialmente porque los hombre migran a buscar trabajos en otros sectores que no sea la agricultura.

Varios países en desarrollo no tiene cifras de quien es el responsable o propietario de las granjas en América Latina, el único país con cifras es Perú, en 1972 con un 13,3% correspondía al género femenino como responsable y propietaria del terreno o granja y para el 1994 obtuvo 20,3, quiere decir que creció en un 7%, en este caso se produce para la venta y auto consumo familiar.

Un problema fundamental es la falta de acceso a las tierras un ejemplo es México, producen para el auto consumo, porque no tiene espacio suficiente para producir, ni semilla, pesticidas, abono, el gobierno Mexicano disminuyó, los préstamos a los pequeños y grandes agricultores, Brasil tiene otra óptica apoya a las grandes empresas agrícolas con tecnología, prestamos, para abastecer el mercado nacional y extranjero, las pequeñas parcelas no las apoya, en Níger el acceso de tierras también es el principal problema, cuando una pareja se casa el esposa reparte sus tierra a su esposa o esposas, para que ellas produzcan, ahora ya no hay tierras para producir.

Al parecer que las “obligaciones” familiar de la mujer no son compartidas con los hombres, un estudio que se hizo en Ecuador, Colombia, Sudáfrica, Kenia, revelo que las mujer tiene doble trabajo ser responsables de su hogar, cumpliendo las tareas domesticas y trabajar en el sector agrícola, varias mujeres no pueden con todo, las hijas tomas el rol de cumplir las tareas domesticas, lo que hace que haya un pequeño porcentaje de deserción escolar.

El control del destino de ingresos lo tiene la mujer asalariada, pero la mujer trabajadora familiar no remunerada tiene menos probabilidad de poder de decisión, las mujeres solteras entregan su salario a su madre claro las que aun viven con sus progenitores, las casadas los utilizan para satisfacer las necesidades del hogar, y tiene un alto poder de decisión lo que trae conflictos intra- familiar.

Para obtener mejores resultados en la feminización agrícola, se necesita un cambio y desarrollo en las políticas económicas del sector agrícola como:

Mejorar las condiciones laborales, reconociendo las trabajadoras temporales, ocasionales, asegurar igualdad de salario, protección sobre las excesivas jornadas de trabajo y exposición de agro tóxicos, como nos dimos cuentas varias de estas trabajadoras tiene hijos deberían proporcionar guardería y consultorías.

Facilitar el acceso a los recursos productivos, como semillas, abono, pesticidas, fertilizantes, agua, y sobre todo acceso a las tierras para la producción variada de alimentos, tecnología, conocimientos para la participación del desarrollo agrícola comercial.

Prestación de salud y educación en el sector rural, hay que tomar acciones de conocimiento sobre los agro tóxicos su manipulación, uso y que efectos negativos posee dichas sustancias.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: