La felicidad un estado emocional-anímico

La felicidad es un estado emocional-anímico que nace en nuestra mente auspiciado por influencias externas o internas que conmueven nuestro sentir humano, sin embargo eso que ya de por si es importante, cobra más relevancia porque es algo que podemos aprender; sí; así como suena. Lamentablemente demasiadas personas dudan de que exista al no tener o experimentar dicha emoción, por los motivos que sea. Para ser feliz existe una connotación especial; su conocimiento y aceptación. Para ello necesitamos romper paradigmas, lo preconcebido, lo establecido, que nos predisponga a vivir de forma reactiva, sin ver claramente el acontecer interno o externo aquí en el ahora.

Debemos de tratar de ver que pasa en nuestros pensamientos, su dinámica. Al hacerlo veremos que en algunas ocasiones se comportan erráticos e inestables. Para ello requerimos trabajar en nuestra paz mental para encauzar nuestra forma de pensar hacia el encuentro con la esquiva felicidad, a la que no hemos podido acceder. Si ese es el caso.

Dentro de ese aprendizaje tenemos que incluir, algunas emociones no tan buenas cómo; le envidia, resentimientos, miedo, tristeza, la inseguridad… Para no dar lugar a que las mismas tomen el control de nuestras vidas. Y en ese mismo sentido, empeñarnos en conocer las maneras de lograr que emociones netamente positivas tal cual la serenidad, tolerancia, compasión, alegría, plenitud… Sean hábito y experiencia, en nuestro diario devenir. Por supuesto que estas dos premisas son inherentes a vivir de manera plena y contentos con nosotros mismos.

felicidad

 

El ser humano energía pura

El ser humano es energía, al ser nuestro cuerpo físico materia. Es fundamental conocer y estimular nuestro estado energético o apaciguarlo si esa fuera la cuestión. La energía que se mueve, que se desplaza por nuestro cuerpo tiene una importancia vital para llegar a ese estado de bienestar tan ansiado y necesario. El conocimiento de esto forma parte de lo necesario para aprender a ser feliz.

Para algunos de nosotros el cuerpo que portamos, que habitamos, es en ocasiones el más maltratado, olvidado o simple y llanamente no le prestamos atención, el; perennemente quiere establecer una comunicación fluida con nosotros en su propio código que la mente no ha aprendido a decodificar. Es por esto que necesariamente debemos tenerlo bajo observación y por extensión observar a otros en un estado mental adecuado al recibir caricias, estímulos, en general. Por tanto entrenar la mente con ejercicios pertinentes al caso, es lo deseable, con la intención de descifrar los mensajes y así; establecer una comunicación idónea con el vehículo físico que nos contiene, lo que es fundamental para nuestra evolución y calidad de vida

Prepararnos para aprender a dar y recibir entiéndase, en el desapego y la humildad, es lo ideal puesto que, crea un vinculo que permite una relación con personas, objetos y circunstancias dándole un vuelco al afán y avidez de posesión propia de una mente insatisfecha, e insegura, dándole tranquilidad. De esa forma aprende a intuir lo extraordinario de experimentar paz y seguridad, obteniéndola de la renuncia y la generosidad.

La felicidad es un estado ciertamente posible. Es esa forma natural en que siempre hemos deseado vivir. Abrirse a la conciencia y trascender al siguiente nivel, es el camino directo a experimentar ese estado que llamamos felicidad

Como seres humanos perfectibles es nuestra pretensión; a vivir y experimentar la máxima felicidad integral, verdadera, no mediatizada por nada ni por nadie; así sea, por pocos instantes, horas o días…

Por Gerag

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: