Tras las nefastas declaraciones de Keita y Pep Guardiola, el esperpento de los aspersores, el enganchón de cuello de nuestro amigo Valdés, el teatro de Busquets, El Villarato, la invención de la lesión de Xavi o los supuestos fichajes de Villa o Van Persie para desviar la atención en el momento de la derrota, Iniestita viendo películas igual de malas que los partidos del Real Madrid, los favores arbitrales o el simulacro de la expulsión al propio Busquets sólo nos queda confirmar que el imperio del mal sigue vivo.

Y sois El Imperio del Mal porque básicamente no tenéis vergüenza. Señor Keita: usted se permite el lujo de dudar del compromiso de los equipos que juegan contra el Real Madrid. Sin comentarios. El técnico Pep Guardiola se pavonea cuando nadie le pregunta lanzando bravuconadas del tipo "prefiero meterme 14 horas de autobús que ver las semifinales desde el sofá de mí casa." ¿Dónde vas a ver la final, querido? El Real Madrid es el anfitrión y tú lo veras acostado desde tu cama. Piense en su equipo y déjenos en paz, por favor. Porque a nadie se le ocurre aguar la fiesta a un equipo que os ha ganado en buena lid. Vosotros celebrasteis en Stanford Bridge hace un año y en el Bernabéu hace unas semanas y todos entendieron vuestra alegría justificada. Porque Mourinho es así y aunque parezca estridente en ese momento sólo hacia eso: celebrar su momento de gloria. No es ético ni moral enganchar a nadie del cuello y menos si encima tiene 25 años más que tú. Porque está feo fingir una lesión o dolor para provocar la expulsión de un jugador del equipo rival. Al fin y al cabo es un compañero de profesión, esa provocación no es propia de un deportista. Porque El Villarato crece. Porque Xavi es un gran jugador pero no un superhombre, no juega lesionado. Porque Villa o Van Persie pueden llegar, pero ahora no hay nada firmado. Porque tipos como Iniesta viven de esto, y muy bien, y ni les gusta ni entienden de fútbol. Porque lanzáis tierra sobre El Imperio del Bien desviando la atención arbitral, y eso que seguís siendo el equipo UNICEF tanto en España como en Europa. Y porque lo de Busquets ayer en El Madrigal es el colmo de los colmos y nos damos cuenta de que jugamos una competición desvirtuada. ¿Dónde está el "seny" catalán? ¿No os parece que todo esto ya es demasiado?

Solo nos queda pedir, o mejor dicho implorar, sobre un aspecto de vital importancia: no reventéis el fútbol. Es nuestra ilusión desde que nacimos y nos la estáis haciendo perder.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: