renovarse

¡Por favor no olvides!

Tomarte el tiempo necesario para renovarse y descansar, regenerar las fuerzas perdidas no es como muchos opinan; perder el tiempo. Asume integralmente la decisión de recargar, distraer la mente, ir al teatro o al cine, hacer un cambio de actividad, un paseo por el campo o emprender un viaje corto, hacer un cambio físico por un corto período o sencillamente alimentar tu espíritu por medio de la oración, la meditación o simplemente leer el libro que te guste, tener contacto con la naturaleza para respirar a gusto, aquietarse y contemplar.

Estas cosas sencillas, al ponerlas en práctica; te harán recuperar la fe, la confianza, alegría, optimismo y ver la vida desde una nueva perspectiva más gratificante. De seguro abre una ventana en tu existencia para que el afecto que otros sienten por ti, te haga más llevadera la cotidianidad y la cubra de un nuevo color.

Quiérelo con todo tu corazón

Cuando quieras algo, pon todo tu corazón en ello y lo demás solo te seguirá por el camino, cuando el futuro nos hace su llamado, no podemos quedarnos estacionados ni adheridos a la rutina o al pasado doloroso. Saber que tenemos por tarea una estrella que alcanzar, nos estimula la creatividad y el furor, convirtiendo las dificultades en dinamismo para seguir adelante.

Aprende

Se debe aprender a hablar de manera positiva consigo mismo. No te quedes amarrado en un conversatorio íntimo negativo que te pueda ser familiar. Comienza a ser creador de palabras positivas y repetirlas, que te sirvan para potenciar tus cualidades, para fortalecerlas y así superar tus debilidades. Cuando te asalte un pensamiento negativo, no le prestes atención y, crea uno completamente contrario; positivo.

cambio

No te regodees con el pasado ni lo que hayas hecho, recuerda, ten presente; el pasado es pasado. Empieza por confiar en ti mismo de nuevo, sé capaz, recupera la confianza en el diario devenir. Recuerda que nada pasa porque si, las cosas siempre tienen un sentido y generalmente encierran una lección. En el momento, tal vez pueda que no le veas trascendencia e implique para ti un aprendizaje doloroso.

Confía en lo que sientes ahora, en tus capacidades e ideas, en tu valor para restablecer la armonía y el equilibrio en tu vida. Al fin y al cabo, la vida nos enseña a confiar y ser proclives a los cambios y las transformaciones.

Eres entera y exclusivamente responsable por tu felicidad, tú eres quien decide vivir en conflicto o en paz contigo mismo y con los demás. Antes de acometer cualquier acción, detente y piensa un momento si, con ello contribuyes con la paz, el entendimiento o la conciliación o si por el contrario, estimularas el conflicto, el distanciamiento y las diferencias.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: