Los faros vigilantes de la noche

El motivo por el que nacieron los faros no se conoce con exactitud. Pudo ser, por la necesidad que tenían los barcos perdidos de encontrar tierra o porque alguien estaba esperando al barco que se había perdido. 

Los faros, han sido desde su nacimiento una especie de monumento a la esperanza lo que les ha llevado a convertirse en los vigilantes de la noche. 

Los antiguos faros

En sus inicios eran pequeños montones de arena y piedras que se encendían por medio de antorchas. Con el paso del tiempo, fueron creciendo y a la misma vez se iban aproximando a las ciudades. 

Incluso algunos, estaban construidos en mitad del océano, también se aprovechaban los acantilados y las rocas a las que no se podía acceder con facilidad. En ellos vivían los viejos lobos de mar que fueron fuente de innumerables leyendas. 

Era un modo de vida diferente y muho más complicada de lo que se podría pensar. Los fareros  que vivían solos optaban por acumular un gran número de provisiones, tanto de alimentos como de medicinas, mientras esperaban la llegada de un nuevo barco que trajera más provisiones o la llegada del nuevo farero que ocuparía su puesto. 

Los faros en la actualidad

Actualmente, ya no es necesaria la presencia del farero, puesto que son encendidos en la distancia. Solo es necesaria su presencia para mantenerlo en buen estado de conservación. 

El interior de los faros también es diferente a cualquier otro lugar. Subir a lo más alto, por las empinadas escaleras de caracol produce cierta sensación de misterio. Desde sus torres se pueden contemplar impresionantes atardeceres y amaneceres.

Tienen el universo a su disposición. Y por la noche su potente linterna, alumbra el océano y guía a los barcos para que lleguen bien a su destino. Los faros vigilantes de la noche, son mudos testigos de todo lo que sucede en el mar.

 

 

 

 

 

 

Los faros vigilantes de la noche

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: