Una mujer vestida de negro levitando y riendose a carcajadas

El Fantasma de la casa de mi Niñez

El Fantasma de una mujer vestida de negro que se veían sólo sus pies; de mirada irónica y de risa burlona nunca más en la vida se puede olvidar y a pesar de que han pasado años de haberla visto.

Este encuentro extraño sucede en la casa de mi abuela cuando yo vivía con ella desde pequeña.


Era el año 1980 cuando aún estaba viviendo en casa de mi abuela, la que me crió. Un día estoy en la puerta del living y le digo a mi abuelita; aún no me quiero ir a dormir!!; ella dice: es tarde mejor ve a dormir que te tienes que levantar temprano.

Tanto fue la insistencia de ella en que me fuera a dormir hasta que le obedecí y me fui por el pasillo hasta abrir la puerta que daba a mi dormitorio.Un paso más y abrí la puerta......

Veo que veo!!; era una mujer atravesando desde la galería de vidrios a la otra pared que era de concreto, era mi dormitorio. Me quedé sin hablar, sin decir nada; no me convencía de lo que estaba viendo frente a mí. 

Comencé a llorar sin pestañear; caían y caían mis lágrimas una a una por mis mejillas pálidas y con frio de estar de pie sin moverme; cuando en ese instante que lloraba, esta mujer vestida de negro de baja estatura y con su capucha en la cabeza se devuelve desde la pared, me mira de costado con sus ojos penetrantes y dice jajajaja riéndose de la manera más burlona que había escuchado una risa y vuelve a entrar a la pared de mi dormitorio.

Miro entre lágrimas sus pies y me doy cuenta que levitaba, no pisaba el piso y vuelve a soltar unas carcajadas espantosas.

Era el fantasma de la casa de mi niñez la que me hacía llorar y llorar. Aquella mujer misteriosa materializada de rostro moreno de rasgos extraños, sin saber su nacionalidad ni su procedencia, ni menos aún de donde salió.

Seguía asombrada mientras la miraba y la miraba sin sacar mis ojos de encima de aquella mujer tan extraña y no podía asumir en mi mente que un fantasma fuera así, materializado como un ser humano vivo.

Hasta que por fin descansé de mis ojos cerrándolos y pudiendo pestañear porque la mujer de vestido negro ya no estaba. Lentamente cerré la puerta; me retrocedí sin dejar de mirar la pared, voy donde mi abuela y le digo que, que, que!! es lo que aparece ahí?, y mi abuela me mira y me dice: ay que viste!! que estás como un papel y le contesto: esa señora vestida de negro con la capucha en la cabeza que me miraba y se burlaba de mí.

Entonces mi abuela me mira nuevamente y me dice: ya mejor vamos acostarnos que mañana te tienes que levantar temprano. Y le digo; no, no quiero irme a dormir a mi dormitorio, me quedaré a dormir en el sofá. Y me contesta: duerme conmigo entonces y me fui a dormir abrazada con mi abuela y sin mirar a ninguna parte.

Al otro día todo estaba claro; ya el susto había pasado. Pero quien era aquella mujer tan misteriosa que se burlaba de mí. Nunca supe quien era; nunca más la volvi a ver y creo que ahora no estaría en condiciones emocionales de verla, ni ver a ningún fantasma.

No se lo doy a nadie el ver algo así; la mente no asume esas cosas. Además que era como si me conociera de muchos años, porque se burlaba de mí.

Sí, se burlaba de mí con una risa espantosa; era como una bruja, misteriosa, burlona y de mirada penetrante que daba miedo.

Han pasado años de ese encuentro extraño con aquella mujer; desde ese entonces siempre siento cosas en casa y aunque ahora no vivo en la misma, siento cosas extrañas ruidos de llaves que cae agua, mueven los documentos de mi escritorio, hacen sonar cajas, mueven loza y me levanto a ver quien es; aún sabiendo que no puede haber nadie porque estoy sola.

Quizás nunca llegue a saber quien fue esa mujer vestida de negro de risa burlona.


Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: