Antes o después de Fangoria es una canción triste. La pusieron en la radio esta mañana cuando iba en mi coche con las niñas a gastar el dinero en El Corte Inglés y casi doy la vuelta. Alaska y Nacho Canut consiguieron que llegara a los famosos grandes almacenes menos optimista y, en consecuencia, más tentada a no gastar tanto.

Mi marido, pensé, también es muy intelectual y, antes o después, acabaré dejándolo. Me imaginé madre divorciada de dos tesoros que adoran a su papá. No me iba el papel. Alaska seguía cantando que todo acaba siempre antes o después. Casi me caían las lágrimas.

¿Vas a llorar, mami? Me preguntó mi Patricia. Le recordé que mamá sólo llora en el cine. Me sequé las lágrimas. Si se me iba el coche de las lágrimas pensando en mi posible divorcio, mis hijas tendrían una buena razón para odiarme. No, yo la canción dichosa me la quitaba de la cabeza. Antes o después apagaba la radio, llamaba a mi marido, le decía que lo quiero, le preguntaba si me sigue amando y le pedía una cena romántica. Yo no quería acabar con mi matrimonio. Quería segur siendo una bonita mujer florero de un hombre de éxito, tan afortunado como ese Mario Vaquerizo que se casó con Alaska.

Mi marido y yo formamos una pareja tan estable como la de Alaska y Mario. No nos divorciamos porque somos una empresa familiar. Igual que Alaska y Nacho Canut no se divorcian porque son una empresa musical. que se llama Fangoria.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: