Nada mas susceptible que las buenas relaciones familiares, son tan delicadas y sutiles, que cualquier cosa puede dañarlas, entre las que se cuentan el fanatismo religioso o político, el complejo psicológico de uno u otro miembro, creyéndose superior a los demás, el resentimiento, el rencor, el odio, la cizaña, las cosas que se dicen, con desconexión cerebral absoluta, la incontinencia verbal, la fanfarronería, son tantas las cosas que pueden afectar la interacción familiar armoniosa que cualquiera diría, que soy paranoico.

No me considero paranoico, no, pero he sufrido en carne propia, sintiendo pena ajena, la discordia familiar, siento que mi familia se cae a pedazos y lloro, en silencio lloro, me devora la tristeza y no veo forma, ni modo de acabar con ese sentimiento que carcome mis entrañas, me duele el corazón, porque regresar en el pasado y volver a ser la familia que fuimos, lo creo muy difícil y yo si soy optimista, pero en este caso, ni siquiera mi optimismo podría ayudarme a sentirme mejor a sentirme esperanzado, porque depende de las personas, recuperar la concordia familiar.

Hasta que no se den cuenta que los malos sentimientos, no hacen otra cosa, que volvernos malos hombres, no cambiaremos nuestro proceder, cuando aprendamos a vivir con pensamientos y sentimientos positivos, nuestro mundo comenzara a cambiar para mejor, pero cada integrante de la familia tiene forzadamente, que poner de su parte, para resolver el conflicto que esta matando a nuestra familia, le estamos clavando un puñal en el corazón a la familia y esta herida de muerte, ¿Acaso no se dan cuenta del crimen tan atroz que le estamos causando a la familia? ¿Que le vamos a heredar a nuestros hijos y a nuestros nietos, una familia desmembrada, desarticulada, mutilada, que mañana o pasado, ellos, nuestros hijos y nietos se vean por la calle como perfectos extraños? ¿Y ellos pidieron que eso sucediera? ¿Será posible que nosotros les pedimos permiso a ellos para hacer el desastre que estamos haciendo y yo no me di cuenta?

Debemos aprender que vivir y convivir con nuestros defectos y virtudes y con los defectos y virtudes de nuestros familiares, si lo hacemos con los amigos, podríamos hacer un mayor y mejor esfuerzo por nuestros familiares y verán que poco a poco vamos a ir recuperando la familia que en otrora fuimos y mi alma y mi corazón recobraran la armonía necesaria para seguir viviendo con felicidad y alegría.

familia desmembrada, mutilada

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: