El deporte español está dando mucho que hacer a los medios de comunicación, tanto en prensa como en televisión.  Tras la sanción de dos años al ciclista Contador que tiene enfurecidos a todos los deportistas del país, aparece el libro de la tenista Aranxa Sánchez Vicario, destapando lo que fue una triste vida familiar y sus deudas con Hacienda. Con solo 18 años saltó a la fama en 1989 al vencer a la número uno del mundo Steffi Graf en la final del torneo De Roland Gorros. Tras este éxito se convirtió en una de las mejores tenistas del mundo y esto la llevó a cosechar una fortuna que se supone de 45 millones de euros.

 

fotografia

La familia de Aranxa era admirada y respetada en el mundo del deporte ya que varios hijos eran tenistas y se les veía con frecuencia en los torneos siendo el espejo donde se miraban muchos deportistas jóvenes del país. Cuando se celebró su segundo matrimonio (el primero fue muy fugaz) ya saltó a la prensa una supuesta oposición por parte de la familia y filtraciones sospechosas de que el futuro marido tenia algunos problemas de deudas, que parece ser que fueron filtrados por la familia de la tenista.

 

 

 

fotografia

fotografia

Ahora aparece el libro "Vamos". Es una denuncia del trato y supuesta estafa por la mala gestión que hizo su padre con su dinero ganado durante sus años de tenista. También acusa a la madre: "Mi madre decidía sobre mi pelo, mi ropa. Cuando me compraba algo por mi cuenta, rara vez le gustaba", cuenta en el libro. Aranxa nació en Barcelona en 1971 en una familia donde sus hermanos ya tenías una gran afición tenísta. Fue la menor de cuatro hermanos y se inició en el tenis a los 4 años siguiendo la afición que se respiraba en su casa. A los 14 años ya fue profesional.

 

fotografia

En 2008 se casó con gran revuelo por la oposición de sus padres con José Santacana y ha tenido dos hijos, una niña y un niño. Desde su casamiento rompió toda relación con sus padres que no conocen a sus nietos y no mantiene relación con ningún miembro de la familia. Solicitando además judicialmente, le devuelvan la casa donde viven los padres que es de su propiedad.

 

fotografia

En 2009, el Tribunal Supremo le ordena pagar a la Hacienda Pública 3,5 millones de euros, por defraudar al fisco durante los años 1989 a 1993. Aranxa recurrió alegando que su residencia estaba en Andorra, recurso que fue desestimado ya que esas fechas residía en España Ahora, ante la deuda que Hacienda le reclama, ataca directamente a sus padres como los responsables de su ruina, que eran los que administraban su dinero y ella solo recibía 1.500 euros para sus gastos. "Desde el primer momento que se vislumbró la posibilidad de que llegara a ser jugadora profesional, mis padres estuvieron obsesionados en controlarlo todo." Sobre el amor dice en el libro: "Solo quería dejar constancia de lo duro que fue para mi comprobar que mi familia, padres y hermanos, cosideraban que yo no era digna de poder enamorarme de un hombre".

fotografia

Por la otra parte, la madre a manifestado que la familia se encuentra consternada (el padre esta enfermo de cáncer) ante el ataque tan cruel que están recibiendo de su hija y están estudiando llevarla a los tribunales. Una vez más el dinero es motivo de la desintegración de una familia que lo han tenido todo, y ahora se enfrentan al odio y a enormes deudas muy difíciles de pagar.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: