Si usted está buscando pendientes de diamante imponentes o un anillo exquisito, es importante informarse de antemano para garantizar que su compra valga la pena. No es en absoluto difícil comprar un diamante. Sin embargo, conocer la calidad, el valor y el precio de los diamantes es importante. Entender esto seguramente le puede llevar a obtener el mejor diamante para su presupuesto. Conocer el precio de los diamantes se traducirá en obtener la mayor rentabilidad.

Antes de que comience la compra de pendientes de diamante, sería conveniente saber más acerca de cinco elementos clave: talla, color, claridad, quilate y, el pocas veces discutido, ahorro de costes.

TALLA

El brillo de un diamante depende de la talla más que de cualquier otra cosa. Existen tres parámetros que determinan la calidad del corte de un diamante:

1. Brillo: se define como la luz que es reflejada en el diamante. Un diamante de buena talla refleja la luz desde el mismo plano por donde ingresa el haz, dándole un alto lustre.

2. Fuego: es la distribución de la luz que dispersa el haz de luz blanca natural en todos los colores del espectro.

3. Centelleo: cuando usted mueve un diamante lentamente, el destello de luz que usted ve se denomina centelleo.

La talla de los diamantes impacta en gran medida en el precio de los diamantes.

COLOR

Los diamantes se clasifican en una escala de D-Z. Los grados D - F representan diamantes incoloros. En cuanto al precio de los diamantes, estos suelen ser costosos debido a que los incoloros no se encuentran de forma abundante en la naturaleza. Su rareza es el gran atributo de su alto precio. Los diamantes con un ligero tinte de color se clasifican en el rango de G – J, llamado casi incoloro. Después de eso, la clasificación K a M representa un color tenue. Estas dos gamas tienen el mayor número de diamantes y tienen un precio menor en comparación con la categoría de clasificación superior. Sin embargo, estas reglas tienen excepciones. Algunos raros diamantes con color, como los diamantes azules, y las tan valoradas variedades rojas, sirven de ejemplo del nicho de diamantes de colores.

CLARIDAD

Cuando se trata de clasificar diamantes basándose en la claridad, el rango varía desde lo que los institutos de graduación llaman “sin inclusiones” hasta “con inclusiones”. Las inclusiones se producen en los diamantes en el momento de la formación y le dan a cada mineral un carácter característico. Su personalidad y su presupuesto son factores importantes cuando se trata de decidir qué diamante debe o quiere adquirir. En caso de que opte por un diamante de gran tamaño de aspecto inmaculado, le recomendamos comprar un diamante de claridad realzada.

Los diamantes de claridad realzada son tratados con cuidado para quitar algunas imperfecciones visibles. Este tratamiento hace que un diamante sea más brillante y parezca no tener imperfecciones. Al igual que los diamantes naturales, los diamantes de claridad realzada son lo suficientemente resistentes como para soportar el uso diario y hacen que las joyas de uso diario, como los pendientes, sean más fáciles de llevar.

QUILATE

La mayoría de las personas considera que el peso en quilates es la característica más importante a considerar a la hora de comprar pendientes, anillos o broches de diamante. El peso y el tamaño marcan una diferencia, pero estos factores no son tan importantes como los tres anteriores, que definen la calidad y el valor de un diamante. Cuando se trata de comprar esta brillante pieza de carbón, un gran tamaño no siempre es mejor. Los anillos de compromiso normales tienen un diamante de un quilate. Es la claridad, color y talla lo que los hace brillantes.

AHORRO DE COSTES

Ahora que ha aprendido algo más sobre las características de los diamantes, llega el momento en el que está a punto de usar su tarjeta o de sacar dinero de su bolsillo. Cuando usted conoce los factores básicos que definen la calidad de un diamante, está preparado para pagar por él y sentirse seguro acerca de lo que va a hacer con su dinero. Será capaz de decirle al vendedor exactamente lo que quiere y cuánto puede gastar, porque puede evaluar por sí mismo el precio de los diamantes.

En lugar de un diamante sin imperfecciones que escapa de su presupuesto, puede optar por un diamante de claridad realzada. Sólo recuerde, talla, color y claridad ganan a los quilates en un momento dado. El brillo no depende del tamaño. Y no tiene sentido comprar una roca grande que no brilla como un diamante.

Claridad diamantes

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: