NO ES FÁCIL

No es fácil tratar de abrir nuestro corazón, sobre todo cuando ya hemos sido lastimados una y mil veces. Sin embargo, no hay otra cosa mejor que poco a poco ir recuperando la confianza perdida. Eso puede sonar como algo casi imposible de hacer, sobre todo si las heridas que sufrimos en el alma, pero con algo de esfuerzo, se puede lograr. Francamente, a todos nos resulta muy fácil simplemente cerrarnos ante el mundo, y privarnos de muchas alegrías de la vida, pensando que así nos protegemos de ser lastimados de nuevo. Pero al final, únicamente nos engañamos a nosotros mismos.

Sí, no hay duda alguna que resulta mucho más fácil vivir siempre alejados de el riesgo que implica amar. Pero, al final, eso nos aleja de oportunidades invaluables de madurar y gradualmente crecer como seres humanos.

NO ES FÁCIL (PERO VALE LA PENA)

Al vivir odiando, al final, únicamente nos dañamos a nosotros mismos. Eso puede sonar absolutamente cliché, pero no podemos negar que resulta cierto. Dejar atrás el dolor, debería de ser una prioridad de cualquier ser humano, ya que vivir atados a dolorosos recuerdos jamás deja nada bueno. No, no es fácil hacerlo, y es válido buscar cualquier tipo de apoyo para lograrlo, porque en ocasiones, los recuerdos dolorosos pueden rebasarnos. No es válido simplemente dejar que la simple desidia o un mal entendido sentimiento de vergüenza, nos incite a buscar el más fácil de los caminos. Para sentirnos tranquilos y felices con nosotros, la mejor opción es a veces la más laboriosa, la que nos saca de nuestra zona de confort. Eso no quiere decir que dejemos de lado todo aquello que nos da nuestra identidad, si no que busquemos mejorar algunos aspectos de nuestro ser. Después de todo, ¿acaso no es la vida una eterna búsqueda?

No es fácil (pero vale la pena)

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: