Facetas

Facetas de ser madre

MADRE es un concepto amplio que alberga una serie facetas para describir su función no sólo en la sociedad, sino en la vida en general. La madre es el pilar de la sociedad, dado que no sólo es el ser humano que concibe para asegurar la continuidad de los seres humanos, sino abarca mucho más que eso.

¿Cuáles son las facetas de la madre?

Símbolo de vida

La fertilidad y la concepción son dos facetas de la mujer capaces de convertir la mujer en una madre y es el símbolo que asegura la continuidad del linaje. En todas las generaciones se la ha dado mayor o menor importancia a estas dos facetas. Hace unos siglos, si una mujer no era fértil, le generaba tristeza, depresión, tristeza y hasta desprecio en algunas sociedades. Hoy en día, ya muchas mujeres prefieren no ser madre, sino dedicarse a vivir su propia vida y por la responsabilidad que implica traer al mundo su descendencia. Aunque en el mundo de la aristocracia, sobre todo si hablamos de la monarquía, aún parece importante tener descendientes, sobre todo si es varón, para asegurar la continuidad del linaje de la sangre azul.

Cuidadora

Desde el día que nace el bebé, la madre se convierte en cuidadora, entre otras facetas más, ya que comienza una ardua labor que se extiende por varios años a través de su infancia y la adolescencia hasta alcanzar la edad adulta. En ocasiones, sigue cuidando de los suyos incluso pasada la adultez.

Maestra

Desde el primer día, una madre comienza a enseñar a su hijo comenzando por unas normas básicas y las cuales se extienden a través de toda la vida del niño para asegurar que aprenda unas normas de actuación y convivencia que le facilitan la integración en la sociedad, además de ayudarle con las tareas en el colegio. Incluso alcanzado la edad adulta, una madre se implica en la vida del hijo para brindarle consejo cada vez que sea necesario.

Enfermera

Siempre está al lado de su bebé cuando enferma, lo acompaña al médico y le administra la medicación según la prescripción del facultativo. Nunca lo abandona, siempre permanece a su lado durante la convalecencia.

Vigilante

Una madre siempre está atenta al crecimiento y el desarrollo de su hijo, no solamente el corporal, sino en todos los aspectos que incluyen el sentimental y el psicológico.

Protectora

El instinto materno lleva a la madre a proteger en cada momento posible a sus hijos corriendo el riesgo de hasta sobreprotegerles. La sobreprotección enlentece la maduración de los hijos atándolos más a sus progenitores. Pero, incluso, una madre no es perfecta sino intenta criar a sus hijos lo mejor que puede. No existe una guía común o generalizada cómo criar a los hijos y, aunque lo hubiera, no se puede aplicar a todos los hijos y todas las madres por igual.

Investigadora

Una madre es un aprendiz que acude diariamente a la escuela llamada vida. La vida y la experiencia nos enseñan a ser persona, madre y cualquier otro aspecto vital. De ahí, una madre que tampoco lo sabe todo se ve muchas veces obligada a investigar, a informarse sobre ciertos aspectos, métodos, soluciones para resolver ocasionalmente ciertos problemas.

Servidora

La madre sirve a sus hijos mediante sus cuidados que incluyen ofrecer una casa limpia, la comida diaria, las compras, se encarga de todo lo relacionado del bebé. De ahí, la servidora incluye cocinera, servicio de limpieza, contable, trabajadora, apuntarlos en la escuela, clases particulares si precisa…

Psicóloga

Los niños necesitan, además, asistencia psicológica en momentos determinados de su vida para entender ciertos aspectos como puede ser la adolescencia, el cambio hormonal, la ruptura con la primera pareja… Una madre que se preocupa por los suyos siempre está a su lado para atender todas las necesidades del pequeño.

Defensora

La madre siempre está a la defensiva protegiendo a los suyos, lo cual implica a veces tomar parte y defenderlos.

Jueza

Si son varios los niños que tiene una madre, no se puede remediar que los niños que conviven bajo un mismo techo caigan en peleas entre ellos, ya que la convivencia precisa ser aprendida. Es por eso que la madre más de una vez tendrá que tomar parte en el asunto ejerciendo de jueza.

Madre

No se nace siendo madre, es algo que se va aprendiendo con los hijos. Se aprende mucho gracias a los hijos y, una vez que entran los pequeños en el mundo, nace el instinto maternal hasta este momento desconocido. La madre aprende lo que es realmente el amor cuando nace su primera descendencia. Y este título y su función queda para el resto de la vida.

Ser madre significa aprender y cambiar continuamente, prescindir, anteponer, decidir y sacrificar. Se sacrifica la libertad y el tiempo libre para regalárselo a los hijos. Este es el mayor regalo que se le puede hacer a un niño: tiempo y dedicación.

A veces hay que hacer magia e ingeniársela para solucionar ciertos aspectos de la vida.

Al final, no se recibe ni títulos ni certificados. Pero el resultado que se obtiene a través de la labor es el amor de los hijos, su compañía durante la vejez, sus alabanzas y su agradecimiento. Y, aunque nunca expresen su agradecimiento, es una satisfacción verlos adultos, maduros, independientes y capaces de vivir la vida por méritos propios.

Proverbios 30:28 “Sus hijos se han levantado y han procedido a pronunciarla feliz;…”, proverbio sabio dedicado a la madre.

Facetas

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: