-Fabrica tus propios muebles. Si vives en el campo, no debería ser dificil encontrar toconones para transformar en mesas o asientos, o tal vez podrías acudir a una serreria a pedir piezas de recorte. Coloca el tocón en el sueño y luego dale forma con una sierra eléctrica. Otra opción es fabricar muebles temporales atando alpacas de paja.

-Ponte en acción. No es necesario comprar equipamiento para que los niños estén activos. Si tienes un árbol con una rama resistente, fabrica tu propio columpio atando un neumático reciclado a la rama o taladrando un agujero en el centro de un disco de madera. Introduce una cuerda por el orificio y atala. Sujetala al árbol realmente bien y anudala con fuerza. Ponlo a prueba antes de dejar que los niños juguen con él.

-Añade una fuente "verde". Reduce la cantidad de electricidad consumida en el jardín instalando un motor de energía solar en el estanque, que puede iluminarse con luces solares que flotan sobre el agua. Además de adornar, también oxigenará el agua y puede hacer circular hasta 380 L/h. Otra opción es comprar oxigenadores de energía solar para el estanque.

-Deja pelotas en el estanque. En lugar de instalar un calentador en el estanque deja una pelota de tenis flotando en la superficie durante el invierno. Puedes retirarla en las mañanas gélidas para asegurar que el estanque no se llene por completo. Evita romper el hielo o echar sal o agua caliente, ya que esto podría perjudicar a los peces o a otros seres vivos que hubiera.

-Saca partido a tu estanque. Evita las plantas acuáticas no nativas y construye el estanque cerca de hierba más larga u otra barrera que ofrezca refugio a cualquier animal que se acerque a bañarse y beber. Colocalo cerca de un montón de madera o rocas para que puedan hibernar tritones y anfibios o deja algunas piedras y maderas sueltas cerca de las orillas.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: