fotografia

De origen neurológico, es una sensación molesta que se produce al estar sentados o acostados y se siente una necesidad irrefrenable de moverse y caminar que es la única manera para notar alivio. Lo suelen sufrir tanto mujeres como hombres (las mujeres más) y puede aparecer en cualquier edad pero se dan más casos sobre los 40 o 45 años afectando a un 3% de la población. El SPI afecta al sueño por lo que se sufre de ansiedad durante el día lo que termina por afectar a la calidad de vida.

fotografia

fotografia

Los principales síntomas de esta enfermedad son:

1- Necesidad de mover las piernas por hormigueo, pinchazos, calambres, sensaciones extrañas, etc.

2- Empeoramiento si se está inactivo.

3- Deseos de frotarse las piernas para sentir alivio.

4- Llegando el atardecer y la noche los síntomas empeoran.

5- Dificultad de conciliar el sueño o despertarse bruscamente por las molestias.

 

fotografia

fotografia

Un 20% de los casos de SPI van unidos a otras enfermedades como es la insuficiencia renal, anemia, embarazos problemáticos, etc. Muchos casos del síndrome de piernas inquietas tras hacerse un análisis de sangre se ha descubierto un mal funcionamiento de la dopamina que es la sustancia que se encuentra en el sistema nervioso. Esta precisa del hierro para su buen funcionamiento por lo que el paciente debe ser tratado con este mineral para corregir el déficit. Muy importante es no tomar antidepresivos ya que estos bloquean la dopamina y producen otras alteraciones. En todos los casos se recomienda una consulta en un centro especializado o solicitar un diagnóstico gratis en,

 

http://www.aespi.net/

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: