fotografia

 Gran concentración de metano y muy salado, este lago se encuentra en las costas de Nueva Orleans, en el Golfo de México. Situado a 1.000 metros por debajo de la superficie del golfo, cualquier pez, cangrejo, etc, que entre en el lago muere inmediatamente. Descubierto en 2014, se han realizado varias inspecciones para saber su origen, como se formó y sus mortales características.

fotografia

Entre los investigadores se encuentra el profesor de biología de la Universidad del Temple de Filaderfia, Erik Cordes, que utilizando una embarcación sumergible ha relatado su experiencia en la revista "Oceanography" y los allázgos que ha encontrado en el fondo de este lago llamado también el "lago de la desesperanza". Las aguas de esta especie de piscina natural son unas cinco veces más saladas que las del mar que lo rodea, tiene unos 30 metros de circunferencia y 3,7 de profundidad.

La densidad del agua hace que se forme en el fondo del lago una especie de caldero con una concentración de metano y sulfuro de hidrógeno que se mantiene aislado sin mezclarse con el mar que lo rodea.

fotografia

fotografia

El biólogo que ha llegado a lo más profundo de este espectacular y mortal lago ha comentado su experiencia ya que al estar en las profundidades tubo la sensación de encontrarse en un planeta diferente y que es lo más asombroso que ha visto en su vida y considera muy interesante esta investigación pues puede ser que cosas como esta es lo que podemos encontrar en otros planetas. Pese a su peligrosidad se han encontrado algunas pequeñas especies como gusanos de tubo, bacterias y algún tipo de gambas que se han ido adaptando a las difíciles condiciones del lago donde ningún ser humano osaría bañarse.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: