Un fuerte impacto por el lado derecho de la nave te hizo salir del cuarto período hipnótico, de los dieciséis calculados durante el viaje a la Asamblea Galáctica. En la pantalla pudiste leer el final de un extraño mensaje; estaba escrito en clave y solicitando ayuda: “…mi nombre es EFA y necesito hacer el amor”.

  Todavía no habías reaccionado completamente cuando una figura muy hermosa apareció en la pantalla; desnuda. Ella no es de tu galaxia, pero estás seguro que su mundo no es lejano.

  Parada frente a ti impone unas preciosas curvas que nunca saciarían tus deseos de observar perfección; los senos circulares y parejos muestran un pezón oscuro y erecto que detallaste aún más, cuando la pantalla se dividió en dos y en lado izquierdo la figura de EFA comenzó a girar lentamente. El pelo lacio y azul, llega por debajo de la cintura y se inserta, según el giro, en el vello pubiano, también azul y mostrando unos rizos que ya comenzaban a excitarte.

  No habías mirado el rostro, pero de todas formas lo imaginabas paradisíaco.

  Percibiste la energía enviada por ella: tu inteligencia sexual supera a las otras inteligencias de tu cuerpo. EL CIENTÍFICO FUE DOBLEGADO POR EL HOMBRE.

  De forma lenta, pero haciendo más rápido los segundos, EFA se introducía en tu uniforme hipnótico. Sientes sus manos rozando el mismo lugar de tu cuerpo por el que ves, en la pantalla, como ella acaricia el suyo. Su rostro, su barbilla, su pecho, su vientre; tu rostro, tu barbilla, tu pecho, tu vientre.

  Tu pene ya recibe con fuerza el impulso de unas hormonas sexuales, atrofiadas en el cosmos según la teoría.

  Ella lo había logrado rápido, se besaban: uniendo, virtualmente, dos Universos.

  Su lengua es tan caliente que parecía fría y no puedes determinar si está húmeda o seca, has logrado una erección que creías olvidada. Tampoco recordabas el sabor de unos senos como los que pasaban frente a tu rostro y en los que te «sumergiste».

  ¡El realismo virtual era capaz de todo aquello!

  Decidiste realizar un viaje maravilloso y a medida que avanzabas por su universo sentías como ella recorría el tuyo. La libido en ambos aumentaba. Besabas constantemente, sin diferenciar entre la carnosidad de los labios de su boca y la de los mayores o menores de la vagina. EFA pedía más y tú, dispuesto a darlo, continuabas viaje.

  Había momentos de contacto entre los dos viajeros, contacto delicado que transmiten energía y ubican siempre el punto esencial, el lugar por donde tu universo penetraría y el de EFA sería penetrado.

  Sus manos «recorren» tu espalda, mientras las tuyas enrollan su cuerpo. Este fue el último impulso para que se convirtieran en un solo ente y tu semilla viajara hasta su ya no prohibido fruto; permitiendo una maravillosa relajación de tensiones.

  No querías separarte, pero la viscosidad de un líquido muy rojo, conocido en la Tierra como sangre, lo confirmó. ¡El himen de EFA! Ella te miraba satisfecha.

  Tu décimo sexto período hipnótico llegó a su fin y comenzaste lentamente a responder las señales programadas que te responsabilizarían con el pilotaje de la nave.

  Miraste despacio a tu alrededor, buscándola. ¿TODO había sido un sueño?

  Pero los segundos transcurrían y tenías que dirigir el desplazamiento.

  El último aviso para el comienzo de la Asamblea Galáctica hizo que ocuparas tu puesto. Un extraño mensaje de energía te hizo girar la vista hasta encontrar, distante en el salón la sombra de una mujer, representante del sistema estelar BICOT, con cabellos largos y un desarrollado vientre. También notaste un  pícaro saludo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: