fotografa

Rusia construyó esta pequeña isla fortificada en 1845, Fort Alexander, Plague Fort, con la idea de proteger las aguas frente a San Petersburgo. Aunque seguramente jugó un papel entre las tensiones militares de aquella época, lo cierto es que nunca participó en ninguna batalla y en la década de de 1890 la isla fue cedida al Instituto Imperial de Medicina. La isla se convirtió en un laboratorio de investigación de la peste, otras enfermedades y diversas bacterias.

fotografia

Durante muchos años la entrada a Plague Fort (Plaga Fort) estuvo restringida y los cietíficos vivían apartados y sin tener contacto con el mundo exterior. Los laboratorios estaban divididos en dos partes, las infecciones no contagiosas y las infecciones más peligrosas y contagiosas donde los investigadores científicos debía ir protegidos con trajes y máscaras especiales. Tenián toda clase de animales para experimentar como ratas, conejos, monos, cobayas y hasta caballos para luchar contra la peste bubónica que era lo que en aquella época hacía estragos en la humanidad.

fotografia

De este laboratorio salieron en su momento muchas vacunas que se mandaron para su producción al Instituto Paster de París y otros laboratorios que aportaron un gran beneficio a la humanidad. No obstante, todas las medidas de seguridad que se tomaron fueron pocas y la peste hizo estragos en 1904 y más tarde en 1907 que ya se extendió por toda Rusia. Los científicos no sobrevivieron y fuero incinerados dentro del fuerte y según parece las cenizas se conservan como un homenaje en el Instituto de San Petersburgo.

fotografia

En la actualidad durante el verano llegan muchos barcos con turistas curiosos que desean visitar la isla (en invierno Plague Fort se encuentra rodeada de hielo) desde la década de los años 80 que fue finalmente abandonada ya no vive nadie en ella siendo el turismo el que pone una nota de color a esta isla que se niega a ser olvidada pese a su misteriosa y tétrica construcción que ya ha sido inmortalizada y servido de escenario a una película de James Boond.

Fuente:

www.atlasobscura.com/places/fort-alexander

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: