La National Gallery de Vitoria a expuesto este arte australiano sorprendente. Muy a pesar de los efectos devastadores de la colonización, las enfermedades, el racísmo, la carencia de derechos y la semi esclavitud, los aborígenes, a ellos les guste llamarse así, por la raíz latina ad-origine, (desde el origen) han logrado que sus ricas formas expresivas brillen con una intensidad y pureza singulares en el panorama, con frecuencia mercantilizado del arte contemporéneo.

 

Una nueva exposición colectiva viene a confirmar la potencia que deja sin habla de este arte como forma de comunicación. La National Gallery de Vitoria expone mas de cien cuadros de artistas asentados en los desiertos del oeste del continente, estos hombres y mujeres que viven en el desierto no conocen fronteras entre la vida y la muerte.

 

El movimiento de arte aborígen nació en 1971, cuando a un maestro de escuela se le ocurrió que los vecinos de una comunidad pintasen un mural en una pared. esta exposición se llama "Agua viviente. Arte Contemporáneo del Desierto Occidental" La explosión de arte de los artistas-aborígenes del oeste australiano nació en la pequeña localidad de Papunya, 240 kilómetros al noroeste de Alice Sprimgs, un lugar remoto y desolado que las autoridades habían designado, a finales de la década de 1960, como destino forzoso de los aborígenes desplazados a la fuerza.

 

Con el tiempo, los artistas de Papaya, que han constituído una cooperativa y se han convertido en una escuela, han expuesto sus obras en casi todo el mundo. Los más renombrados de los pintores aborígenes del grupo inicial son Clifford Possun Tjapaltjarri y Jonny Warangkula. Los cuadros de estos artistas, todos realizados en este siglo XXl y con materiales modernos (pintura acrílica, por ejemplo) "resuenan con el poder de lo antiguo y lo nuevo para contar historias" dicen.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: