MIS EXPERIENCIAS PASADAS

Las experiencias enseñan, sean buenas o malas, siempre llevan un aprendizaje consigo, tal fue el caso, de mi primera carta de amonestación, que de forma injusta trataron de hacerme firmar.

Varias circunstancias fueron los factores determinantes de la creación de la referida carta de amonestación y su posterior destrucción.

Antes de comenzar a narrar el meollo del asunto, con respecto a la amonestación, voy a relatar lo que tuve que soportar por falta de supervisión, fueron innumerables las oportunidades, que tuve que quedarme doblando turno, o yéndome a mi casa dando tumbos en carritos por puesto o buses de la ruta, eso ocurrió hace mucho tiempo, gracias a un personaje, compañero de trabajo, que sin explicación alguna y cuando mejor le parecía, no se presentaba a cubrir su turno, entonces me tenia que quedar por falta de personal o por la premura del caso, la gota de derramo el vaso, fue una vez que vine a montar mi turno con una colitis aguda, que no me dejo laborar, a Dios gracias otro compañero estaba conmigo y fue quien se encargo del turno prácticamente, yo, no sabia donde ponerme para aliviar el dolor y la persona en cuestión llamo por teléfono cuando termine con el turno que le correspondía y con una desfachatez grotesca, inusitada, me pregunto, que cuando me iba a pagar esa guardia, me limite a decir que ya estaba pagada, porque era sobretiempo para mi, así que de inmediato hable con el jefe de guardia y le informe de la resolución a la que había llegado.

Luego aunque nunca más falto a su guardia, siempre llegaba tarde y muchas veces me tenía que ir en carrito, me obstino esta especie de tomadera de pelo, tanto, que redacte una protesta por escrito y la guarde para esperar el momento apropiado.

Cierto día, mi supervisor se presentó a mi puesto de trabajo, casi a primera hora de la mañana, desencajado, me pareció extraño, porque el hombre era muy ecuánime y con una paciencia inagotable, algo importante debía estar pasando para que estuviera así, le pregunte ¿Sucede algo? Si, me dijo, fulano, lego tarde y cuando le llame la atención por lo ocurrido, como supervisor debo estar pendiente de todas esas cosas, me trago, me mastico y me escupió, me dijeron que tu habías hecho una carta de protesta en contra de ese no, si, si la hice, le respondí, repuso, puedo verla, claro, se la mostré y luego que la leyó, me pregunto, ¿Le puedo sacar copia?, le dije no hay problemas, el jefe, fue, le saco una copia y se reunió con el superintendente del departamento, la gran solución, fue ponerlo en otra guardia, para que yo, no le recibiera mas turno, vaya, Salomónica decisión.

Dos compañeros que la recibían guardia después de la coyuntura, se quejaban de sus impuntualidades y yo decía, yo pase por eso y es terrible.

Voy con lo de la amonestación; cierta noche cuando me disponía a venir a cumplir con mi turno nocturno, el transporte me dejo, en compañía de otro compañero de la empresa, llegamos temprano a la parada y el bus no paso por ahí, mi carro no estaba en condiciones de viajar y mucho menos de noche, así que llame por teléfono, me atendió un compañero muy bromista el, le dije, el bus no paso por la parada, tengo el carro malo, voy a estar en mi casa, ustedes saben mi dirección, si amerita que yo, este allá, mucho le agradezco me vengas a buscar, por favor, el por estar con las bromas, dijo al jefe de guardia, el bus no paso por la parada de José y no le daba la gana de ir para esa plasta de trabajo que tiene, por estar con las bromas y así mismo lo coloco en el libro de novedades, para colmo de males.

Al siguiente día cuando me presente al trabajo, otra vez mi supervisor me sorprendió casi a primera hora, en mi puesto de servicio, con una carta de amonestación en la mano y me planteo lo ocurrido y lo que decía el libro de novedades, me quede sin aliento, desmentí lo decía el libro de novedad, y el me dijo, y añadió, pero eso es lo que esta escrito, le replique, pero no puedo firmar esa carta de amonestación, porque me parece injusta, el jefe salio molesto del puesto a llamar al que hizo el libro de novedades, para confrontarlo con mis argumentos, mientras tanto por mi puesto paso un sindicalista, lo llame y le expuse lo ocurrido y el me pregunto y tu que quieres hacer, primero no la voy a firmar y segundo, una reunión con mi departamento, relaciones laborales, sindicato y mi persona, se frunció la boca, se tomo la barbilla y me dijo, esta bien, si eso es lo que quieres, yo voy a hacer las diligencias, no pasaron cinco minutos y mi jefe regreso, no presento disculpas, solo me dijo, si no la vas a firmar, yo, lo voy a romper y la rompió.

Dios me regalo en ese momento un rayito de su luz y esa experiencia con todo lo mala que fue, me enseño a que muchos problemas se resuelven involucrando a varias personas, de varios departamentos, porque una cabeza piensa mejor que una y se crea el compromiso.

MIS EXPERIENCIAS PASADAS

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: