desilución

Expectativas y frustración

Quien en un momento dado no ha sido víctima de alguna frustración. Ese sentimiento lo vivimos en momentos y episodios distintos desde lo más simple hasta lo más complicado. A veces sobreestimamos las expectativas con que asumimos algunas cosas, por ejemplo; una película, un juego de beisbol, hasta una cita con una persona de nuestro agrado. Luego cuando estamos en frente de lo que nos hizo ilusionarnos tan denodadamente, resulta que tal cosa no se corresponde con nuestras expectativas, lo cual causa una enorme desilusión y nos invade una honda frustración.

Nos pasa; que cuando nos enamoramos, en la generalidad de las veces le colocamos a la persona de nuestro gusto, una cantidad de atributos, que realmente no tienen nada que ver con la persona en cuestión, pero; que nos gustaría que tuviera. Con el tiempo avanzando la relación, se va desdibujando el manto divino que le hemos colocado y hace su aparición la persona que en verdad es y el desencanto nos abruma.

En el sentimiento de frustración, entre otras muchas cosas, son tres las formas con las que se acostumbra reaccionar, la primera; una agresividad creciente, haciendo que la ira se apodere de nosotros y salgan de nuestras bocas palabras insultantes, descalificaciones y hasta golpes, ante el elemento que causó la frustración. Un ejemplo cierto y cercano es la reacción de quienes sienten que sus reclamos no son atendidos y menos escuchados.

La expresión de la palabra

La segunda manera de reaccionar es huir. Como la palabra lo expresa, la evasión es usada como una forma de escapar y no aceptar lo que se siente, prefiriendo reprimir los sentimientos y emociones. Para finalizar; la tercera y última forma de reaccionar ante la frustración es la sustitución, cambiando una situación por otra que no englobe tanta desesperación y angustia.

frustración

Reflexionando; cada cual elige el camino que considere para su estado anímico, según su criterio. Lo importante es estar claros, si lo que queremos es desahogarnos, tomarlo con serenidad o vengarnos. La primera, sería la salida, aunque la medicina sería peor que la enfermedad. Huir será una salida, un alivio al no enfrentar la realidad pero, como dice el adagio aquel; la procesión irá por dentro, la salud se puede resentir y el cuerpo expresará lo que la boca no dice.

Otras posibilidades

La tercera alternativa de seguro abrirá otras posibilidades, buscando salida en las que tengan vigencia condiciones reales y convenientes, para lograr las metas, esto nos lleva a hacernos la siguiente pregunta ¿Lo que deseo son sucesos o procesos? Cuando se dice sucesos, son; esos acontecimientos rápidos, casi instantáneos que cambian de manera expedita la realidad sin, que se den los procesos necesarios para que el resultado final o lo que en virtud se desea, sean, necesidad o sueño.

De producirse una frustración, cobra importancia el hacerse estas preguntas. ¿Qué fue lo que no funcionó? ¿Cuáles fueron las trabas más importantes? ¿Las estrategias utilizadas?

Según Jorge Bucay hay tres preguntas de relevancia que debemos hacernos: ¿Quién soy? ¿Para donde voy? Y ¿Con quién o quiénes? Según él; esto debe ser respondido en ese orden.

Fuente; revistadominical.com/Oscar Misle

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: