Exigencia

Si realmente las personas quieren sentirse satisfechas con su vida deben evitar exigir demasiado, y deben aprender a valorar lo que tienen y no lo que no han conseguido aún. 

Hay personas que siempre se muestran satisfechas, otras sin embargo hacen de la queja una forma de vida, aunque las cosas les vayan bien. En los últimos estudios que ha realizado la psicología positiva ha llegado a una conclusión el exceso de exigencia produce insatisfacción. 

Tratar de tomar la decisión más acertada

Existen personas que por su insatisfacción se obsesionan cada vez que tienen que tomar una decisión, y esa obsesión les lleva a querer obtener el mejor resultado siempre, algo que es imposible. 

Tras mucho pensar, terminan tomando la decisión pero siguen obsesionados en que no saben si hicieron lo mejor.

No son capaces de disfrutar de aquello que han elegido

Estas personas terminan teniendo una consecuencia y es que no son capaces de disfrutar de algo que han elegido. No aprenden que a lo mejor la decisión que han tomado si es la correcta. No entienden que la vida no es solo tomar una decisión, sino que hay tomarlas constantemente. 

Lo mejor que pueden hacer es no quedarse pensando si hicieron bien o mal. Si una vez tomada la decisión, resulta ser la adecuada es entonces cuando hay que pasar a la siguiente, y así de manera sucesiva.  Los resultados llegarán a medio y largo plazo, de este modo será como las personas consigan estar satisfechas con su vida. 

Todos hacemos cosas que a lo mejor no nos convienen, pero seguimos haciéndolas porque no están bajo nuestro control y no somos capaces de dejar de hacerlas. Pero no por eso nos obsesionamos en eliminarlas todo sigue su proceso. 

La mejor opción confiar en lo que se hace

Confiar en lo que somos y en nuestra propia identidad, sabiendo aceptar al resto de personas tal y como son, no exigiendo a los demás lo que es posible que ni nosotros seamos capaces de hacer. 

No es algo sencillo y posiblemente se tarde tiempo en conseguir, pero lo que si es cierto es que si solo exigimos no llegará jamás. La continua exigencia puede terminar por aburrir al resto de personas. Pero si al contrario sabemos escuchar, comprender y aceptar que las cosas no son lo que parece, ni lo que queremos conseguiremos estar más satisfechos con nosotros mismos y con todas y cada una de las decisiones que tomemos. 


 

 

 

 

 

 

 

Exigencia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: