Los ganaderos chilenos lidian con el cururo, pequeño roedor de pelaje negro que construye en la tierra túneles poco profundos de hasta 600 metros de longitud. No hace mucho se efectuó un estudio exhaustivo de su ramificado sistema de galerías. Dos zoólogos, uno alemán, de la Universidad de Essen, y el otro, chileno, desenterraron por completo el hogar de una colonia de veintiséis cururos. Hallaron despensas —con 5.000 bulbos para el tiempo de sequía— y nidos tapizados con hierba y bolsas de plástico. Pero por graciosas y llamativas que sean esas criaturitas negras de incisivos prominentes, constituyen un quebradero de cabeza para los ganaderos, pues las reses casi siempre terminan con una pata rota si derrumban un túnel con sus pisadas.

cururo

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: