Cuando llega el invierno resulta difícil luchar contra los resfriados. Empiezan con una congestión nasal, estornudos, picazón de garganta, dolor de cabeza, malestar general, etc.  Una de las primeras medidas a tomar es al notar el primer estornudo es ir al baño y limpiar bien la naríz con agua para eliminar posibles virus que hayan penetrado. Lavarse también las manos muy a menudo.

 

fotografia

Hay que procurar tener bien las defensas por lo que una buena alimentación hará frente a los virus que acechan por todas partes. Ventilar bien la casa o el lugar de trabajo, pues los espacios cerrados muy cerrados son más propensos al contagio. Nunca hay que automedicarse ni usar medicamentos sobrantes de una etapa anterior pues pueden no ser efectivos.

 

fotografias

Muy importante es también abrigar el cuello y las orejas al salir a la calle cuando aprieta el frío y también evitar estar en sitios donde la calefacción esté demasiado alta puesto que los cambios bruscos de temperatura no son beneficiosos. Tomar naranjas, kiwis o limones que son ricos en vitamina C. Muy recomendable es también hacer gárgaras y limpieza nasal con agua con sal. No tocarse los ojos o la naríz si las manos no están muy límpias y tener a mano un spráy nasal para usarlo al menos una vez al día.

 

fotografia

El resfriado, llamado también catarro, es sumamente contagioso y ataca al sistema respiratorio, por lo que hay que apartarse si es posible de las personas que estén resfriadas. A diferencia de la gripe que los síntomas son más fuertes. el tiempo que dura un resfriado es menor y la curación mucho más rápida, pero hay que estar alerta pues algunos resfriados pueden degenerar en gripe y es conveniente consultar al médico si se presentan síntomas de fiebre.

 

fotografia

Si ya han aparecido los síntomas del resfriado, los remedios caseros tienen mucha importancia puesto que ayudan a suavizar las molestias propias de esta enfermedad. Muy recomendable es una sopa de pollo con un poco de picante (chile) que hará sudar y descongestiona las vías respiratorias. El té con una cáscara de limón y una cucharada de miel también produce un efecto relajante y suaviza la garganta.

 

fotografia

Inhalar vapor de agua durante 10 o 15 minutos dos o tres veces al día, cubriendo la cabeza con una toalla y con los ojos cerrados descongestiona las fosas nasales y si se le añade una hojas de eucalipto es mucho más efectivo. Si se tiene mucha sed, en vez de beber agua fría, es mucho mejor preparar un zumo con dos o tres naranjas, dos limones y una cucharada de miel y tomarlo recién hecho para conseguir al máximo la vitamina C.

 

fotografia

No es recomendable tomar antivióticos por un simple resfriado puesto que el organismo se acostumbra a ellos y luego para otras enfermedades donde si se precisan estos no tienen efecto. Por ello son tan beneficiosos para el organismo estos remedios caseros inofensivos y fáciles de preparar. Pero siempre intentando prevenir antes con los medios que tengamos más a mano, no resfriarnos este invierno.

 

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: