Evitar confrontaciones.

Vivimos en Mundo cada vez más violento y agresivo, las personas se agreden física y verbalmente por motivos tan insignificantes que nos parecen ilógicos, llegando a cometer crímenes que nos espantan al escucharlos en las noticias. Independientemente del temperamento de cada cual, es posible EVITAR o aminorar las confrontaciones si ofrecemos paz y armonía con nuestras palabras y nuestra actitud. No les digo que se dejen abusar, o que se ofrezcan como víctimas pasivas a cualquier prepotente gritón, pero en muchas ocasiones, sin darnos cuenta incentivamos conflictos que pueden ser evitados.

He aquí un ejemplo clásico de lo que les digo: Usted ha aparcado su coche en un lugar donde escasean los parqueos y sin querer o pensando que no va a tardar más de 5 minutos bloquea la salida de otra persona. En dependencia de la mala leche del que usted bloqueó o de como haya estado su día, sin contar estado mental o uso de drogas y alcohol será el escenario que se presentará si ese individuo trata de salir con prisa y no puede. Puede que esa persona, busque de manera cordial y firme a quien le impide el paso, pidiéndole que se mueva (poco probable en estos días), que toque el claxon incansablemente gritando malhumorado, que llame una grúa y a la policía para que lo muevan, hasta puede recibir dos puntapiés en el auto, un golpe del otro intentando salir por donde no cabe o intentos de agresión física y verbal a su persona.

De su parte queda entonces evitar la confrontación, respondiendo suavemente, pidiendo disculpas si la situación lo amerita, hablando más bajo que su interlocutor y dando por terminada la discusión restándole importancia con actitud conciliadora. Para establecer un conflicto se necesitan dos personas como mínimo, si usted calla es poco probable que la situación pase a mayores. Siempre recuerdo en estos casos, una anécdota que leí de un señor que pide consejo a su sacerdote por las constantes discusiones maritales y este le da una botella con agua bendita y le dice cuando su esposa comience a discutir tome un sorbo en la boca y manténgalo ahí mientras cuenta hasta 50.Al poco tiempo regresa el señor por más agua bendita pues su matrimonio había mejorado considerablemente y el sacerdote le dice: no ha sido el agua la solución a su problema, ha sido el evitar hablar en un momento acalorado. No lo olvide, evitar confrontaciones está en su manos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: