El Evangelio según María Magdalena escrito por la periodista Cristina Fallarás se ha convertido en el libro más vendido, o eso dicen las páginas online que lo venden y las librerías que lo tienen colocado en la estantería de top ventas. No me extraña su éxito. Ver este libro firmado por la polémica periodista te hace comprarlo. Mäs incitada te ves a la compra si lees sus primeras páginas. La historia promete. Más promete cuando la cuenta una periodista que bien podría ser una María Magdalena moderna. No importa que cueste 18 euros. Incluso pagarías más por un ejemplar. Cristina Fallarás no deja a nadie indiferente con sus opiniones. Imaginarla metida en el papel de la histórica María Magdalena resulta muy fuerte. Podría ser más fuerte todavía si se soltara. No lo hace. Cristina escribe como autocensurándose. Notas que tiene ganas de soltar la mano y ser ella misma la María Magdlen que enamoró a Cristo. No se atreve. El personaje parece venirle grande.

Aún así, el libro no defrauda. Está en la línea de la autora. María Magdalena era polémica. Cristina Fallarás es una mujer todavía más polémica. Empieza el relato presentándose como la mejor seguidora de Jesús de Nazaret. Es una María Magdalena que se sienta a escribir sus memorias. Siguiendo a los Evangelios nos da su versión de los hechos que ha vivido al lado del Maestro. Es un punto de vista muy femenino e incluso diría feminista

Cristina nos muestra a una María Magdalena libre, fundamental en la creación del cristianismo. La Iglesia ha borrado el papel de la famosa seguidora de Cristo. El patriarcado nos ha ocultado a mujeres como la protagonista de este libro y las mujeres que tienen papeles secundarios en el argumento, colocándose en un segundo plano. Cristina Fallarás escribe con la rabia que dice no tener una María Magdalena vieja, que empieza a relatar su vida desde la infancia. Nos la presenta como una niña a la que ha muerto la madre cuando ella nace, criada por un padre que le habla de una reina judía. La mujeres tenían mucho que decir en un país violento bajo un Imperio Romano demasiado violento. Son mujeres que atienden partos, enfermos, saben de hierbas, se esconden por sentirse perseguidas. El padre de María Magdalena las ayuda. Este hombre queda muy bien en la novela. Cristina lo describe como un hombre moderno, que da apoyo al grupode mujeres al que pronto se unirá María Magdalena.

Así empieza este libro trepidante que os recomiendo. Yo lo leí de un tirón El Evangelio según María Magdalena. Reconozco que esperaba un libro más polémico. Su autora cae muchas veces en lo políticamente correcto. María Magdalena es un personaje apasionante. El papel de prostituta que se le dio por parte de la Iglesia clerical parece que nada tiene que ver con la realidad. Era una mujer libre, cosa que en la época no estaba bien vista. Tenías que ser madre y santa. Casi como en nuestra actualidad. Las mujeres libres seguimos estando mal vistas por una sociedad todavía demasiado patriarcal. Pasarán cinco o seis generaciones para ver cambios reales en la sociedad.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: