tratamiento orthomolecular

Antes de llevar a cabo un tratamiento orthomolecular, es necesario conocer y entender a la persona que será tratada, parar puntualizar sus deficiencias, desequilibrios y necesidades. Los exámenes descriptos en este artículo ayudan a descubrir qué vitaminas, sales, minerales u oligoelementos requiere cada paciente.

La medicina orthomolecular es un abordaje terapéutico que busca aportar la molécula justa en el momento justo. Es decir, intenta proveerle al paciente dosis óptimas de micronutrientes y moléculas bioactivas presentes en el cuerpo o en los alimentos. El objetivo de esta medicina es reparar el desequilibrio que ocurre en las células y restablecer el equilibrio químico del organismo.

Sin embargo, antes que nada, es necesario conocer al paciente y entender sus necesidades. Es fundamental realizar una historia clínica completa de la persona que recibirá el tratamiento, lo que implica una anamnesis, un examen físico completo y cualquier método complementario que requieran los signos y síntomas del paciente.

Al mismo tiempo, la historia clínicadebe complementarse con una evaluación funcional del terreno biológico, para valorar la interacción metabólica entre los distintos subsistemas que componen el organismo del paciente. Esta evaluación es un procedimiento rápido, práctico, no invasivo y sencillo.

Sus resultados nos permiten evaluar la capacidad funcional del organismo, identificar sus desequilibrios para restablecer la homeostasia, identificar los factores que comprometen la expresión genética y recomponer el terreno biológico para controlar el proceso evolutivo de las enfermedades.

A continuación, repasaremos algunas de estas pruebas y evaluaciones, las cuales son esenciales para poder abordar las complejidades y necesidades que plantea cada caso individual.

Evaluación del estrés oxidativo

El estrés oxidativo es un marcador de la evolución de las enfermedades y del proceso de envejecimiento. Una forma sencilla de probarlo es con malonildialdehído (MDA), un producto de la peroxidación lipídica. Para este fin, se puede usar un kit de MDA constituido por tres frascos pequeños, dos con reactivos de MDA y el último con un líquido extractor.

Una vez que se posee el material, se realiza el siguiente procedimiento en un tubo de ensayo: se colocan 2 gotas del primer frasco, 2 gotas del segundo frasco, 20 gotas de orina y 20 gotas de líquido extractor. Luego, se agita el tubo vigorosamente durante aproximadamente diez minutos. Tras finalizar los pasos de este procedimiento, se interpretan los resultados.

Una reacción denominada de “Grado 0” es descolorida y normal. El MDA es negativo en la orina y, por lo tanto, solamente se deben indicar antioxidantes en dosis preventivas.

Las reacciones de “Grado 1” muestran un color ligeramente turbio o amarillo claro, lo que sugiere un ligero

estrés oxidativo. Esto indica la presencia de las primeras moléculas de MDA en la orina. Se deben indicar fórmulas de antioxidantes orales en dosis bajas con la capacidad de neutralizar los peróxidos lipídicos.

Mientras tanto, las reacciones de “Grado 2” tienen un color ligeramente turbio o amarillo, por lo que se interpreta un estrés oxidativo moderado. En tales casos, se debe mantener la misma formulación de antioxidantes pero en dosis mayores.

Finalmente, las reacciones designadas como de “Grado 3” son intensamente turbias, anaranjadas o rosadas y demuestran un estrés oxidativo grave, ya que el MDA es fuertemente positivo en la orina. Se recomienda hacer un reemplazo completo del antioxidante.

Test de zinc

El zinc participa como catalizador de numerosas reacciones metabólicas y, en uno de estos procesos, estimula la formación de un receptor de naturaleza proteica, la gustducina. La misma está en las papilas gustativas en la parte superior de la base de la lengua y nos ayuda a distinguir sabores. Por lo tanto, un déficit de zinc podría desembocar en una falta de gusto y en un sabor amargo o desagradable.

Para llevar a cabo el test de zinc, se requiere un frasco de sulfato de zinc de 4 mililitros. En el momento del examen, el paciente no puede haber ingerido comida durante la última media hora. Como primer paso de la evaluación, se le ofrece al paciente una cucharada de postre de suplemento de zinc y se le pide que mantenga el preparado en la boca entre cuatro y diez segundos. Finalizado este lapso de tiempo, se le advierte al mismo que puede tragar o expulsar el jarabe y, en los próximos cinco segundos, se le consulta si notó algún sabor.

Según la respuesta del paciente, se determina el diagnóstico. Si el mismo responde que no percibió ningún gusto, entonces padece una deficiencia de zinc. En cambio, si el paciente sintió un sabor desagradable o amargo, entonces no sufre ninguna deficiencia. Las dosis administradas a continuación dependen principalmente de los resultados anteriores.

Un paciente asintomático y con deficiencia necesita un remplazo aislado de zinc por períodos cortos de tiempo, para no desequilibrar la relación zinccobre. Las dosis en estos casos deben ser de 50 miligramos a lo sumo. En tanto, un paciente sintomático y con deficiencia de zinc necesita 18 miligramos de zinc por cada miligramo de cobre. Las dosis de ambos elementos deben ser administradas en horarios diferentes, ya que compiten por el mismo receptor. Finalmente, un paciente con deficiencia de zinc, ácido ascórbico y MDA positivo en la orina debe realizar un reemplazo completo de antioxidantes.

Disbiosis

Se trata de una condición poco común en la cual la flora bacteriana está en desequilibrio. Las bacterias intestinales anaeróbicas convierten el aminoácido esencial triptófano en indol, y este último, después de su absorción, se transforma en 3-hidroxi indol (indican). En el hígado, se conjuga con sulfato de potasio y ácido glucorónico para ser transportado por el plasma hasta los riñones y, finalmente, ser expedido por vía urinaria.

El kit correspondiente para esta examen está conformado por dos frascos con reactivos y otro con un líquido extractor. En un tubo de ensayo, se colocan 3 gotas del primer frasco y 20 gotas de orina. Se agita el tubo y luego se colocan 30 gotas del tercer frasco. Luego, tras una espera de 15 segundos, se colocan 20 gotas del segundo frasco y se agita nuevamente el tubo. Después de este procedimiento, se observa e interpreta la coloración de la fórmula.

Una reacción de “Grado 0” es clara o incolora. Se trata de un estado normal, que no presenta disbiosis. Una leve disbiosis se observa en reacciones de “Grado 1” , donde el color de la reacción es ligeramente turbio

o amarillo claro. Se recomienda, en estos casos, que el paciente reciba una educación alimentaria para que pueda corregir sus errores dietarios más frecuentes y problemáticos.

Las reacciones de “Grado 2” lucen un color ligeramente turbio o amarillo fuerte y señalan una disbiosis moderada. El paciente debe recibir una reeducación alimentaria y aumentar su consumo de lactobacilos en dosis de hasta 50 millones por día. De este modo, puede evitar la alteración de la flora ecológica intestinal.

Mientras tanto, las reacciones designadas como de “Grado 3” muestran un color intensamente turbio o anaranjado y descubren una disbiosis severa. En estos casos, el paciente debe ingerir, una hora antes de las comidas principales, entre 10 y 100 millones de lactobacilos y entre 250 miligramos y 5 gramos de fructooligosacáridos.

Finalmente, una disbiosis muy severa dispara una reacción de “Grado 4”, la cual muestra un color oscuro o negro. El paciente debe tratarse en su totalidad para regularizar los posibles desequilibrios funcionales a lo largo del tracto gastrointestinal, es decir, desde la boca al ano. La fórmula recomendada contiene lactobacilos, fructooligosacáridos, glutamina, bromelaína, papaína y enzimas pancreáticas.

Más allá del resultado de la reacción, tanto los pacientes sintomáticos como los asintomáticos deben consumir alimentos ricos en Omega-3 y Omega-6, moderar el consumo de proteína animal, estimular la ingesta de verduras verdes y frutas y beber dos litros de agua por día.

Test de estrés adrenal

Diariamente, las personas están expuestas a factores estresantes con orígenes psíquicos, físicos, químicos o nutricionales, entre otros, que estimulan el sistema nervioso simpático y el sistema hipotalámico y liberan sustancias neuroendócrinas, como la hormona adrenocorticotropa (ACTH), la cual estimula la glándula suprarrenal con la liberación subsecuente de adrenalina y glucocorticoides.

Para medir los niveles de cortisol, podemos usar un kit compuesto por dos frascos con reactivos de estrés adrenal. En un tubo de ensayo, se deben colocar 3 gotas del primer frasco y 5 gotas de orina. Luego de agitar el tubo, se deben verter gotas del segundo frasco hasta que la muestra tome un color anaranjado.

Según el número de gotas que fueron necesarias para conseguir el resultado mencionado, se desprenden diversas interpretaciones.

Si solamente fueron necesarias entre 1 y 7 gotas, el resultado se entiende como normal o fisiológico. Si se vertieron entre 8 o 14 gotas, entonces se interpreta que el paciente está en fase de compensación. En ambos casos, los pacientes deben ser acompañados clínicamente y controlados periódicamente.

Si se vertieron más de 15 gotas, en cambio, se considera que el paciente está en una fase desadaptativa o de fatiga suprarrenal. Se aconsejan los siguientes nutrientes: entre 200 y 500 miligramos diarios de alcachofa, 50 miligramos diarios de zinc, entre 10 y 100 miligramos de ácido pantoténico, entre 50 y 300 miligramos de magnesio, hasta 100 miligramos de kawa-kawa y hasta 100 miligramos de valeriana.

Un caso ejemplar

¿Es necesario que todas las personas consuman preventivamente suplementos con vitaminas, sales, minerales y oligoelementos? Podemos deducir la respuesta a través del siguiente caso:

Un test de MDA fue llevado a cabo en una beba. El resultado, a la semana de su nacimiento, fue una reacción de “Grado 3”, característico de un estrés oxidativo grave. Tras dos meses de tratamiento, el mismo test dio una reacción de “Grado 0” y el cuadro de bronquitis grave que padecía la beba había mejorado notoriamente.

 

Revista Concepto Estético

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: