Un euro cincuenta centavos, una historia real

Un niño que por protocolos y burocracia y, por que solo tiene nueve años no entiende porque no puede ir al comedor como algunos de sus compañeros. El niño tiene hambre y pregunta al director o tutor cuanto cuesta ir al comedor. Para ti Un euro cincuenta centavos.

El niño no va al colegio al día siguiente ni al otro y cuando la preocupación del profesor empieza a ser alarmante, el niño aparece y con una pequeña bolsa se plástico un tanto sucia, la entrega al profesor y le dice. Tenga, ¿ya puedo ir al comedor?. El profesor aturdido por tanta ternura infantil desata y pone en la mesa unas monedas de dos, quizás una o dos de diez, pero la mayoría de un céntimo, en total había Un euro cincuenta centavos, monedas ennegrecidas y oxidadas en verde de latón.

Esto lo ha contado el director y protagonista de la historia con los ojos llenos de ternura y lágrimas contenidas, comentando que nunca se va a desprender de la bolsa con Un euro cincuenta centavos que le dio el niño. El colegio Gloria Fuertes de Alicante que suprime todos los libros ante la falta de becas.

Medio centenar de profesores elaboran nuevos temarios y distribuyen fotocopias.

Gracias a Dios hay ángeles niños en el mundo y hoy he podido ver que hay ángeles adultos capaces de enternecerse antes un niño que tiene apetito y miles de necesidades.

Ni que decir tiene que Un euro cincuenta centavos, sera el precio a diario del comedor, pero como se le puede explicar esto a un niño de nueve años que ha tardado varios días en reunir Un euro cincuenta centavos.

mi escritorio

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: