Madre e hijo de la etnia Himba

La etnia Himba es originaria del sudoeste de África y todavía mantiene sus tradiciones, aunque estuvo en peligro de extinción durante los años ochenta por la gran sequía y las guerras que azotaron Namibia, su principal lugar de residencia.

La etnia Himba es un pueblo dedicado a la ganadería, su principal fuente de alimentos y de donde extraen las pieles que utilizan para fabricar su vestimenta.

La etnia Himba se caracteriza por su elegante estética que pueden lucir en sus altos y delgados cuerpos, recubiertos con ocre rojo que mezclan con manteca de leche para protegerse del sol y de los insectos. Les encanta llevar brazaletes, collares, tobilleras y cualquier tipo de accesorios que ellos fabrican y tienen su propio significado dependiendo de cómo y dónde estén colocados.

La etnia Himba da una gran importancia a su cabello porque determina el sexo de los niños y el estatus social y civil de los adultos. Las mujeres se lo trenzan y colocan sobre él adornos realizados con el cuero de las cabras.

La etnia Himba tiene un jefe que es elegido por todos y el núcleo de su sociedad es la familia. Son las mujeres las que cuidan del hogar y de los niños, mientras que los hombres se ocupan del cuidado de las vacas y de las cabras. Sus casas son sencillas fabricadas con ramas, recubiertas con barro y con el estiércol de su ganado. Forman un círculo y en el centro se encuentra el ganado protegido por una cerca.

La etnia Himba tiene como símbolo más importante «el fuego sagrado» que proviene de sus antepasados y se mantiene encendido durante la noche en la cabaña principal. La hija soltera del jefe evita que se apague para asegurar el bienestar y evitar desgracias. Si se casa, una mujer mayor aceptará la responsabilidad.

La etnia Himba es especial por su estética y costumbres, deseo que puedan vivir como lo hacen sin intrusiones nefastas que puedan turbar su modo de vida.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: