reflexionar

¿Por qué etiquetamos a las personas?

Cuándo interactuamos con diferentes personas, es común que nos quedemos con lo superficial del individuo, con el que estemos tratando al momento, es un conocimiento superficial “por encimita” Y verdaderamente, poco nos preocupamos por ahondar sobre como es realmente la persona en cuestión. Ahí es cuando elucubramos los prejuicios que distorsionan la manera con que estamos viendo a la otra persona, a veces asumiendo certezas absolutas, generalmente equivocadas.

A los seres humanos nos encanta etiquetar al otro y cáusticamente nos quedamos con el “trocito” que conocemos de él. Esto se debe a que manejamos imágenes generalmente aceptadas, porque es casi imposible encontrar y reconocer la esencia verdadera del otro. Manejamos etiquetas malsanas descalificadoras; por ejemplo, tonto, bobalicón, abusador, aburrido, ignorante… Son innumerables las etiquetas que cada día colocamos. En consecuencia pasamos la vida prejuzgando a la gente y formándonos juicios erróneos de nuestros congéneres.

Somos muchas las personas apasionadas por la lectura de todo aquello que trate de desarrollo personal, aunque son muchos más los que sienten urticaria sin siquiera saber de que tratan. Como algunos más, soy; de los que me siento convencido de que todo aquello que nos convierta en mejores seres humanos debe cultivarse con fruición y ponerlo en práctica con vehemencia. Hay lecturas sobre desarrollo personal (autoayuda), que por su sencillez nos cautivan y marcan, hablarles de una en especial es como si excluyera a los demás.

Soy de los que piensa, que los prejuicios nos llevan a producir gran cantidad de sustancias toxicas emocionales. Como sentimos temor de pedir una aclaración, hacemos suposiciones temerarias y las asumimos como ciertas y hasta las defendemos e intentamos presumir que son los otros los que no tienen razón.

prejuicio

Persona normal

Me precio de ser una persona normal (¿?), que trabaja, que come, que respira, disfruta y hace el amor de cuando en vez. A veces me permito algunos minutos de recogimiento, en los cuales pretendo meditar. Medito sobre la vida, la naturaleza, la familia, la gente y algunas veces, trato de penetrar en mi interior, busco, rebullo, esculco en los más recónditos rincones de mi esencia humana. Eso te hace aceptar a los demás, aceptarte a ti mismo con una religiosa reverencia y acercarte a la más sublime Esencia infinita.

Si queremos desarrollar un acercamiento mejor, con todos aquellos que se encuentran en nuestro entorno y que la vida se deslice con sutil armonía, seamos osados para inquirir y expresar con sinceridad lo que quieres, Comunícate con prístina claridad a fin de que evites dramas, tristeza, malos entendidos. De esta manera tan simple sentirás que tu vida se transforma notablemente.

Erradica de tu escaparate mental, los muchos estereotipos y etiquetas que has guardado durante toda tu existencia. Aprende a encontrar la esencia verdadera de las personas, no te regodees con lo que supones que son. Echemos a la basura esas añejas creencias, esos resentimientos de vieja data, esos odios venenosos. Reemplacémoslos con ideas frescas, nuevas, con sentimientos de amor que nos aligeren la carga y revistan nuestra vida de todas las cosas agradables que tengamos la capacidad de abrochar y disfrutar.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: