Hay dos fechas que marcan nuestros propósitos, uno de ellos es el comienzo de un nuevo año, y otro la vuelta de las vacaciones en septiembre.

Para los que ya no tenemos edad de estudiar en el instituto, o estamos trabajando, el inglés suele ser uno de los propósitos más habituales para el nuevo curso.

Antes de lanzarnos a la búsqueda de una academia, o un curso online, es importante que tengamos claro que uso queremos hacer del idioma. No es lo mismo estudiar para refrescar conocimientos, que un curso de inglés técnico sobre un campo laboral específico. Hay que buscar un curso que se adapte a nuestra necesidad, SIEMPRE.

También es importante que seamos realistas en cuanto a los plazos, si necesitamos aprender rápidamente será mejor elegir un curso intensivo, que aunque más caro, dará resultados más eficaces. Los hay de un par de semanas, mensuales, bimensuales.

El aprendizaje del inglés está tan extendido que seguro que encontramos nuestra necesidad cubierta.

Debemos decidir además que horas tenemos disponibles, nuestras vidas son ajetreadas, y si sabemos que una buena parte del curso tendremos que perder horas de estudio, es mejor ser menos ambiciosos, pero no perder lecciones, o decantarnos por un curso online.

Sea de la forma que sea hay que prestar atención a lo que nos ofrecen. Es imprescindible que se incorporen clases de conversación. La práctica es la única forma de coger fluidez, practicar la pronunciación y perder la vergüenza inicial.

Además es importante comprarar las mejores opciones, aunque en septiembre algunas posibilidades ya no están disponibles.

Es el caso de la Escuela Oficial de Idiomas, que ya ha cerrado su plazo de inscripción.

Para muchas de las academias, sobre todo aquellas que se dedican al público adulto, la oferta sigue abierta, y los cursos empiezan con frecuencia en el mes de octubre. Con horarios flexibles en aquellas que he consultado y que van desde la mañana hasta las 20.00 o 20.30 como inicio de las últimas clases.

Es ideal si nuestro aprendizaje se ve reforzado con un esfuerzo extra por nuestra parte, ya sea viendo películas en ¡nglés, traduciendo nuestras canciones preferidas, o leyendo de forma habitual.

Otra opción es, si tenemos varios compañeros en la misma situación, ponernos de acuerdo y fuera del horario laboral, o incluso dentro si nuestros jefes son benevolentes e inteligentes, recurrir a un profesor particular para empresas.

En España existe además "El Pueblo Inglés" un lugar al que se puede acudir para hacer cursos de inmersión lingüistica, y en el que sin salir de nuestro país, hablaremos solamente en inglés durante el periodo elegido.

Como veis las opciones son muy amplias, y si nada se ajusta a nuestra necesidad, en las universidadesm etc podemos buscar estudiantes de intercambio con los que hacer Tandem. Nosotros les hablaremos en castellano y ellos nos hablarán en inglés, de forma que ambos encuentran beneficio al aprender y practicar la lengua que no dominan.

Y sigue habiendo ofertas, existen en Madrid, y supongo que tal vez en otras provincias, bares en los que se organizan juegos en inglés, o en los que una vez al mes se reúnen los estuadiantes del idioma a charlar y practicar sus conocimientos.

Por supuesto siempre queda la opción de recurrir a clases particulares si vemos que no nos adaptamos a otros métodos.

Es cuestión de realismo, paciencia y ganas, así que ¡ánimo!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: