La navidad

Con la llegada de la Navidad muchas personas sienten depresión y estrés ante la idea de tener que celebrar estas fiestas. La clave está en tratar de recuperar el sentido navideño.

La manera de sentir y afrontar la Navidad  varia mucho dependiendo de cada persona. Lo principal es tratar de no caer en el estrés navideño y que cada vez afecta a un mayor número de personas.

En Navidad se produce un aumento del estrés

Aunque no hay nada que asocie la Navidad con el aumento del estrés, lo cierto es que cada vez más personas sienten pánico a la llegada de las fiestas. Uno de los factores que más se baraja como algo determinante para que este incremento se produzca es el hecho de tener que reunirse con la familia, y más si se tiene en cuenta que para algunas familias, aunque en ellas existan tensiones, es ineludible pasarlas juntos, el tener que quererse durante estas fiestas termina por convertirse en una obligación.

El recuerdo de navidades pasadas o el tener idealizado el pasado, trae consigo que muchas personas vean como su insatisfacción aumenta estando más expuestas a padecer este tipo de estrés. Olvidando que por muy bonito que haya sido lo vivido con anterioridad, ahora solo cuenta una sola cosa, una única, el presente.

Otro factor a considerar es que suelen crearse falsas expectativas, creándose la idea de esta será la mejor Navidad de su vida, sin ser realistas y sin darse cuenta de que las cosas no cambian por arte de magia y porque sea Navidad.

Ser agradecidos

Hay que tener presente que para no caer en el estré navideño, podemos hacer las cosas mucho más sencillas para disfrutar de estas fiestas y no hay porqué pasarlo mal. Y es que se haya vivido lo que se haya vivido todos tenemos cosas que agradecer a la vida y a todos los que nos rodean. Debemos analizar todo lo bueno que hemos pasado durante el año.

Escapar de todo aquello que nos crea tristeza

Lo mejor es no dejarse llevar por lo establecido durante esta época. Y no porque todo el mundo diga, que en Navidad hay que ser feliz por obligación, se deba seguir de manera literal. Si realmente no se tienen ganas de celebrar, es apropiado continuar con nuestra vida de siempre. Es conveniente aprender a pasar de las normas impuestas e intentar buscar cosas diferentes y originales que sí nos ayudarán a disfrutar más.

La Navidad siempre nos trae buenos y divertidos momentos y como tales debemos ser capaces de disfrutarlos, porque son eso únicos y no se repetirán. Por eso si quieres reir, ríe, si quieres estar triste, trata de disimularlo y no hagas sentir mal a los que te rodean, si quieres huir de todas las normas, hazlo. Se trata de disfrutar lo máximo posible y da igual cual sea la fecha para hacerlo. Y algo más no te olvides de pedir todos los deseos que quieras que si tu quieres se cumplirán.¡ A ser feliz y a disfrutar!.


 

 




 

Navidad

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: