Manejar el lenguaje no es fácil, pero a la vez tampoco es difícil. Así empieza mi presentación. Puede parecer una manera peculiar y algo atípica de comenzar cualquier estreno, y más por estos lares, donde el ciber-espacio es la nota dominante.

Estrenar supone iniciar algo nuevo. Quizás un proyecto, algo que no se ha probado antes o, incluso, reinventarse uno a sí mismo. Pero estas ya son palabras mayores. Simplemente pretendo con este fluir de palabras, en apariencia espontáneas, hacer una breve introducción de lo que va a ser la línea principal de esta nueva aventura.

Las palabras son un mundo de múltiples posibilidades. En la antigüedad se habla de encantadores como el flautista de Hamelin, entre otros, pero poco se ha hablado de encantadores que usan la palabra escrita. No prentendo encantar a nadie, ni crear ilusiones de lo que puede ser y en verdad no es. Sólo prentendo encantar esta realidad para que lo inmaterial tenga cabida en lo material. Que aquello que muchas veces no conseguimos expresar, ya sea por un motivo u otro, pueda ser apresado en oraciones que me gustaría transmitir. El amor, el desamor, la tristeza, el dolor, la felicidad, la angustia, etc. no son más que una pequeña muestra de aspectos que muchos han intentado expresar y, como coloquialmente se dice, no le salían las palabras.

Hay mucho que contar, mucho de lo que decir. Opiniones, deseos, sueños, esperanzas, miedos y un largo ecétera por abarcar. Cada cual es dueño de sus palabras y libre de dejarlas fluir a su antojo, como torrentes sin control o dosificándolas como el chorro que cae del grifo.

No en pocas ocasiones callamos cuando teníamos que haber hablado y hablamos cuando deberíamos haber callado. Es la incertidumbre de la expresión en su esencia más básica. Pero cuando lo que se expresa se hace sin ánimo de ofender, sino con sinceridad y pureza de corazón más vale, al menos creo yo, dejar hablar al corazón. Dejar emanar aquello que se quiera decir y no quedarse con la duda de que hubiera pasado si se hubiera dicho. No tanto con respecto a los demás, sino a veces por la repercusión en la persona que lo expresa. Desahogarse y sentirse mejor, dejar claro su opinión o simplemente sentir que su voz es escuchada.

Pues esta aventura se pretende recorrer aquelos terrenos de la literatura que, en cierto modo, no son tan conocidos y aplaudidos pero son algo que se entrelaza con las experiencias personales de la gente. Se recurrirá en ocasiones a la fantasía o imaginación, pero ahondado a la vez en sentimientos que todos guardamos, dotando a cada escrito de un carácter único y especial. Se podrá encontrar un poco de todo, gustos como colores, como reza el refrán. Cada uno puede verse atraido por unos aspectos u otros, y es ahí donde radica la amplitud de este proyecto. Moverse por lo personal y a la vez desplegar un amplio abanico con la intención de que cualquiera pueda encontrar disfrute con estas lecturas.

Bueno no es menester alargarse más cuando todo se ha dicho y está por empezar. Que la palabra escrita sea la guarida donde reposen aquello que jamás está conseguirá abarcar en toda su magnitud, dejándonos al menos un trocito de aquello que se quiere expresar.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: