Trajes a medida busines VS casual, tu eliges.

En la actualidad son cada vez más los empresarios que optan por un estilo más informal a la hora de vestir con trajes a medida. Lejos del riguroso traje oscuro de chaqueta y corbata, azul marino, gris o negro, hoy se ven innovaciones en la manera de vestir de los hombres de negocios que, si en otra época habrían significado el escándalo, hoy se ven como algo normal e incluso un signo de independencia. Es lo que llamamos como estilo business casual.

Para este estilo de vestimenta, el hombre de negocios puede perfectamente desprenderse de la corbata, no abotonarse la americana, combinar la americana y los vaqueros, o incluso, los más atrevidos, dejarse la camisa o camiseta por fuera por debajo de la americana. Obviamente, este modo de vestir muestra un intento de acercar al empresario al hombre de la calle y huir de los estereotipos. Sin embargo, hay ocasiones en las que vestir de forma conservadora sigue siendo la norma.

Vestir de traje, entre lo formal y lo informal

Todos los días vemos en la calle personas que visten de riguroso traje clásico. Americana abotonada, con un color serio y una corbata sobresaliente pero discreta. En algunas profesiones, ésta es la costumbre. Aunque todo está cambiando, vestir de otro modo podría parecer demasiado atrevido y provocaría cierta incomodidad en los clientes: por ejemplo, en los puestos de banca, empresas de seguros, gabinetes de abogados, consultorías y redes de comerciales intentan dar una imagen de profesionalidad siguiendo el estilo clásico.

El gran problema de este tipo de traje clásico es la producción en serie, lo que provoca que muchas de las tallas no encajen a la perfección en todo tipo de personas. Por eso, si nuestra profesión nos obliga a llevar este tipo de prendas, es recomendable hacerse los trajes a medida , antes que tener que, por no llamar la atención, comprar un traje donde quizás el pantalón nos venga bien, pero nos sobre un poco de manga, o la caída de las hombreras nos deje un saco de aire.

En cambio, hay otras profesiones en las que se ve con mejores ojos que el hombre de negocios o incluso subalternos no se vistan de traje en el día a día. Es un signo, además, de querer mostrar cercanía con el cliente, mostrarse comprensivo con sus problemas, y no querer que se te asocie con una persona fría y calculadora. Es por ejemplo el modelo de empresario joven, emprendedor e independiente del sector tecnológico, donde a efectos de marketing no interesa tampoco dar una imagen demasiado conservadora, ni siquiera en las ocasiones más solemnes.

Evidentemente, no hay compartimentos estanco aquí. Hay quien prefiere seguir un estilo clásico y hay quien opta por buscar combinaciones elegantes con su vestimenta. Lo importante, al fin y al cabo, es que la ropa nos siente bien e insinúe cierta formalidad o informalidad, dando en todo momento la imagen que deseamos dar en los demás.

Trajes a medida informal vs formal

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: