Muchas cosas han cambiado dentro y fuera de Estados Unidos tras la marcha de Donald Trump de la Casa Blanca. Entre ellas el compromiso de la primera economía del mundo con las instituciones globales. Y los países del Grupo de las siete principales economías del mundo -G-7, que integran Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido, que ostenta la presidencia rotatoria este año- han querido dejar patente ese cambio. Tras el encuentro virtual que han mantenido este viernes, los líderes del G-7 se han comprometido a intensificar la cooperación internacional para hacer frente a la crisis provocada por la pandemia de la covid-19 y a “trabajar juntos y con otros para hacer de 2021 un punto de inflexión para el multilateralismo”, subraya el comunicado. Se ha tratado, además, del primer acto internacional del nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, así como del primer ministro italiano, Mario Draghi, cuyo país ostenta este año la presidencia rotatoria del G-20.

Tras la marcha de Trump y con 2,4 millones de muertes en todo el mundo por el coronavirus, la necesidad de cooperación internacional sigue siendo acuciante. El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, no ha logrado, como pretendía, arrancar un compromiso concreto a sus homólogos del G-7 tanto para reducir el tiempo de desarrollo de nuevas vacunas y tratamientos como para enviar a los países más pobres el exceso de vacunas que puedan tener en sus países. Entre otras cuestiones porque, como le ha recordado el presidente estadounidense, Joe Biden, la prioridad en este momento de todos los gobernantes es vacunar primero a su población al completo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: