Si alguién me hubiera dicho hace 8 años que ese hombre que fue mi compañero de vagón durante aquella noche inolvidable de verano llegará siendo hoy el amor de mi vida, mi marido, mi mejor amigo, el hermano que nunca tuve y el padre que perdí hace 7 años, lo hubiera mandado a volar de inmediato. ¿Cómo se te pudo ocurrir algo así? Pero... ya ves... cómo es la vida...

Una mirada fue más que suficiente para despertar las mariposas que tenían años de sueño detrás. Si mi hermana menor no hubiese huido de mi lado, para escoger su vagón favorido (en el cual se encontraba Él), yo no lo hubiera conocido jamás y me hubiese quedado con el único recuerdo de sus ojos verdes, encontrados en una noche de agosto, en la estación de un ciudad demasiado pequeño para el gran sentimiento que su mirada logró despertar en mí.

Empecé amarlo en el mismo instante que me senté a su lado y no lo podía creer. ¿Cómo es posible tanta coincidencia? Pensaba que es sólo una ilusión, que llegará el momento en el cual va bajar de aquel tren, en una estación desconocida y que nuestro amor durará un par de horas. Pero no. La vida nos llevó en el mismo lugar, un lugar mágico, cuyas olas han sido las testigos de nuestro amor juvenil, cuyo sol ardiente daba brillo a nuestra aventura amorosa. Y nos amamos como nadie antes lo ha hecho. Aquella semana ha sido inolvidable. Pero, como un lindo sueño, todo llegó a su final. Cuando regresamos a casa, le dije el irreversible "Adios" que nos destruyó.

...

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: