Espiritualidad Parcializada

Recuerdo la alegría mal disimulada, en esa risita socarrona, hipócrita o si se quiere despiadada del monje agorero de religión. Aquella tarde invernal y de eléctrica tormenta, en que este se regocijaba al ver las reacciones de temor, angustia e incertidumbre experimentadas en esas mentes inocentes hasta entonces, que eran sus cautivos interlocutores. Notificando con perversa minuciosidad los pormenores de las truculentas e inquisitorias historias de su simplona fe extremista e intolerante.

Este es tan sólo un superficial indicio de aquel descendiente de Torquemada, exponente de fundamentalistas asociados con su primario e iluminado menjurje dogmático mental, que en su sectaria y prisionera labor evangelizadora, creyendo ser soldados devotos, se convirtieron en diabólicos terroristas, consumidos en la hoguera de su torpe fanatismo religioso.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: