En esta y en cualquier época del año, las espinacas deberían ocupar un puesto de honor en nuestra nevera, conoce todas las razones.

Espinacas frescas en el campo

Reduce el presupuesto y gana salud:

LAS ESPINACAS frescas pueden comprarse a un precio más asequible que las que venden en conserva, un producto poco aconsejable en la dieta de los hipertensos por el aporte en sodio de la cocina envasada en tarros de cristal.

Un buen seguro de vida:

Las espinacas aportan extraordinarias cantidades del trió de vitaminas de mayor poder antioxidante: La A, la C y la E. Para potenciar su acción anti cancerígena y, ya de paso, proteger la salud del corazón y mantener una buena vista, no dudes en saltearlas con piñones o pasas.

La regla te deja chafada?

Aunque no contienen tanto hierro como creía Popeye, una ración de 250 g satisface el 50% de las necesidades diarias de un adulto. Las mujeres que pierden mucha sangre con cada mestruacion, harán muy bien en introducirla en su dieta.

Espinacas cocinadas con piñones

Mejora la fertilidad femenina

Es por detrás de los berros, la verdura más rica en acido fólico. Cuando este nutriente se combina con otra vitamina, la biotina, algo que se consigue cocinando las espinacas con huevo, jamón, requesón, etc.. Aumenta su capacidad reproductiva en la mujer. El acido fólico además previene importantes malformaciones de feto en los primeros meses de embarazo.

Depurativas y revitalizantes

Por su aporte en clorofila, acido fólico y magnesio, esta verdura contribuye a depurar el organismo de toxinas al tiempo que infunde fuerza y aumenta el tono vital. Con esta finalidad conviene cocinarlas con semillas-sésamo, lino, etc..Arroz integral legumbres o pescado azul.

Las espinacas congeladas constituyen una opción muy saludable, conservan mejor la vitamina C que las frescas y más barata congeladas pueden costar hasta 30 céntimos por kilo menos que las frescas

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: